Kursalon

Introduce tus fechas para encontrar actividades disponibles

Más actividades y cosas que hacer en Kursalon

¿Quieres descubrir todas las actividades disponibles en Kursalon? Pincha aquí para ver la lista completa.

Kursalon: opiniones de otros viajeros

Valoración general

4.5 / 5

basada en 1433 opiniones

Espectáculo correcto y ameno, con las obras más conocidad

Si eres turista y quieres vivir la experiencia de escuchar Mozart y Strauss en la capital de la música, escuchar un par de arias y ver bailar el vals, todo en hora y media, complementando un fin de semana o 4 días frenéticos, esta es tu actividad! :-) La sala es bonita y los 8 músicos, soprano, tenor y 2 bailarines le ponen ganas. Pero si eres un fan de la música clásica, ten en cuenta que la acústica de la sala es mejorable, que la orquesta la componen 8 músicos (y no más de 50 como en el Musikverein o en la Ópera Estatal), que las piezas son muy concretas y que las personas que te rodean pueden no estar tan interesadas como tu (gente riendo, gente medio dormida, gente que aplaude antes de que acaben los músicos o gente que se va a por el abrigo antes que los músicos se despidan...). Pero repito, para iniciados, amantes de Strauss y Mozart y/o para aquellos con poco tiempo, ES 100% RECOMENDABLE

Precioso espectáculo en un edificio con encanto

La orquesta con buen sonido, los bailarines y los cantantes aconpañaban bien al espectáculo, bien organizado para acomodarnos en la sala, nos ha gustado mucho. Solo las sillas un poco incómodas para algunas personas.

Muy recomendable si se quiere disfrutar de música clásica en ambiente agradable. En mi opinión es algo turístico, aunque merece la pena. Conviene ir cenados porque no hay bares cerca

Música baile y belcanto en un espectáculo

Estuvo bien pero sería mejor si la platea tuviera cierta inclinación para ver los pies de los bailarines y claro si delante tienes a una persona alta no ves casi nada.

Excelente. Mucho lo disfruté. Músicos profesionales. La organización de primera, ni el más mínimo contratiempo. Volvería a disfrutármelo