Participar en una fiesta típica del país por el que viajas no es solo divertido, sino también una forma estupenda de descubrir la cultura local y crear recuerdos inolvidables. Únete a nosotros en un tour en el que te mostraremos siete de las fiestas más caóticas, raras y divertidas del mundo.

1- Agua y diversión en Tailandia
La fiesta del Año Nuevo tailandés, llamada “Songkran” en su lengua original, es probablemente la batalla con pistolas de agua más grande del mundo. En los orígenes del Songkran se rociaba un poco de agua sobre el hombro de una persona para purificarla y desearle un buen comienzo de año; sin embargo, con el tiempo la gente pensó que unas simples gotas no eran suficiente y empezó a usar pistolas, cubos e, incluso, mangueras. Hoy en día, el Songkran atrae a gente de todos los rincones del planeta, lo que no nos extraña: ¡al fin y al cabo, las peleas de agua son las mejores! La fiesta del Año Nuevo tailandés se celebra del 13 al 15 de abril, que es normalmente la época más calurosa en Tailandia, así que es el momento perfecto para esta festividad.

2- Hogueras y alcohol en Escocia
Para viajar atrás en el tiempo solo tienes que visitar Lerwick, en las islas Shetland de Escocia. Allí se celebra cada año el festival de fuego más grande de Europa: el Up Helly Aa. La espectacular celebración marca el final de las fiestas de Yule (la época navideña escocesa). Cientos de hombres de las islas se visten como vikingos y desfilan por las calles antorcha en mano hasta que llegan a un barco al que prenden fuego. Después de que las llamas devoren la embarcación empieza la fiesta y, con ella, los ríos de alcohol. Si te estás preguntando cuál es el nivel de locura de esta fiesta, solo te vamos a dar un dato: el día siguiente a la celebración es festivo. ¿Qué podría ser mejor para recuperarse de la resaca?

3- Queso y caos en Inglaterra
Si hay algo que está clarísimo es que las mejores fiestas están basadas en una idea muy simple, y el festival del queso rodante, Cooper’s Hill Cheese-Rolling and Wake, no podía ser una excepción. En una tarde de primavera, gente de todas las partes del mundo se acerca hasta la colina de Cooper, en Gloucester (región Sudoeste de Inglaterra), y todas las miradas se centran en un queso redondo tipo doble Gloucester de cuatro kilos de peso. La diversión comienza cuando empujan el enorme queso colina abajo y los participantes corren detrás de él para intentar atraparlo. El que lo consigue, gana el evento y se lleva el queso a casa, claro está. Y esto es, básicamente, todo lo que pasa en esta fiesta. Puede que este evento parezca todo risas y diversión a primera vista, pero lo de intentar atrapar un queso gigante es algo muy serio: algunos de los participantes han sufrido heridas y han tenido que ser atendidos por una ambulancia cuando han llegado al final de la colina. Sin embargo, y a pesar de todos los peligros, nada puede acabar con el entusiasmo del público y de los perseguidores del queso. ¿Y acaso podemos culparlos? ¡Estamos hablando de un delicioso queso gigante como premio!

4- Ríos de tomate en España
Es muy probable que ya conozcas este festival de tan solo una hora de duración, pero ¿te has atrevido a formar parte de la experiencia? La Tomatina es sin duda nuestra fiesta tomatera favorita. La pelea de tomates más grande del mundo atrae a miles de personas cada año hasta la localidad española de Buñol, en la Comunidad Valenciana. El último miércoles de agosto, alrededor de las 12 de la mañana, las hordas de entusiastas del tomate pintan la ciudad de rojo al lanzarse más de 150.000 tomates los unos a los otros. Los tomates suelen estar muy maduros y su calidad es bastante mala, por lo que no te preocupes: en esta fiesta no se desperdicia comida. Este evento no se celebra porque los lugareños quieran rendirle homenaje al tomate, ni tiene que ver con la cosecha de esta fruta, sino que empezó como una pelea de comida en la década de los años 40. El año siguiente, la misma gente decidió reunirse de nuevo, esta vez armados con tomates, y el resto es historia.

5- Historia y naranjas en Italia
Parece que a los habitantes de la bella Italia también les gustan las batallas de comida. La versión italiana de la Tomatina la tenemos en la Battaglia delle Arance (la “batalla de las naranjas” en español). Todos los años, durante los 3 días anteriores al carnaval, los habitantes de la localidad de Ivrea, en el norte de Italia, se lanzan más de 500.000 naranjas. Esta fiesta no es para nada un intento de combatir la gripe invernal con una sobredosis de vitamina C, sino que se remonta a la Edad Media, cuando Violetta, la hija de un molinero, le cortó la cabeza a uno de los tiranos dueños del lugar cuando intentó propasarse con ella. La mujer sirvió como inspiración para que el pueblo se rebelara contra sus regentes, tomara el palacio y liberara su ciudad. Hoy en día los ciudadanos de Ivrea conmemoran este evento vistiéndose como la gente del pueblo o como los tiranos y lanzándose naranjas como locos. Si solo quieres disfrutar del espectáculo sin meterte en la batalla, puedes usar un sombrero como protección o quedarte detrás de una red protectora. Decidas lo que decidas, recuerda que esos 3 días son una locura absoluta en Ivrea.

6- Bailes y colores en la India
Si de pequeño disfrutabas llenándote las manos de pintura y dejando tus obras de arte en las paredes de casa, el Festival de los Colores de la India, llamado “Holi”, es perfecto para ti. Durante esta festividad religiosa las calles se llenan de gente que canta, baila y tira polvos de colores al aire y a las personas de alrededor. ¿La razón? Celebrar el comienzo de la primavera y el triunfo del bien sobre el mal. Cada color tiene un significado especial: el rojo representa el amor y la fertilidad, el amarillo es el color de la salud y la prosperidad, el azul se utiliza para representar al dios hindú Krishna y el verde es el color para los nuevos comienzos. Asegúrate de llevar ropa a la que no tengas mucho cariño, porque es muy posible que el tinte te deje un recuerdo imposible de borrar.

7- Barro y marketing en Corea del Sur
Si te encanta usar mascarillas de barro para conseguir una piel limpia y tersa, el Festival de Barro de Boryeong, en Corea del Sur, debería estar en tu lista de visitas imprescindibles. Y es que todos lo veranos, durante diez días, todos los ciudadanos de Boryeong no tienen otra cosa en la cabeza que no sea el barro. Lo más gracioso es que este festival de barro no tiene ningún trasfondo religioso o espiritual, simplemente empezó como una estrategia de marketing de la industria de los cosméticos, que quería vender el famoso barro de la zona. Y, como te habrás podido imaginar, el truco funcionó de maravilla. Hoy en día, el festival de barro más grande del mundo atrae a millones de personas cada año. Los participantes pueden usar el barro para bañarse, hacer lucha libre, deslizarse, bailar o lanzárselo los unos a los otros. Las fechas para el 2019 todavía no se han confirmado, pero se espera que el festival se celebre a mediados de julio.

Comments

comments