El enorme continente africano cuenta con un sinfín de entornos diferentes, así que es un lugar perfecto para realizar toda clase de actividades: desde practicar esnórquel o descenso en aguas bravas hasta conducir un 4×4 entre las dunas del desierto o subir a la cima de una montaña. Si te gustan los viajes de aventura y buscas emociones fuertes, África debería ser el primer destino en tu lista de lugares que visitar. Hay muchísimos sitios que merece la pena explorar, pero aquí te traemos nueve de las experiencias más emocionantes. ¡Estamos seguros de que te quedarás con ganas más!

1- Avista los “cinco grandes” en Sudáfrica
Sudáfrica es el sitio ideal para participar en un safari; lo más difícil es escoger dónde hacerlo, ya que el país está lleno de parques naturales y de lugares donde hospedarte durante tu visita. El Parque Nacional Kruger es una de las reservas más populares del país para hacer safaris y cuenta con muchísimos alojamientos en los que pasar la noche tanto dentro del parque como en los alrededores. Si prefieres unir el safari con un tour por Ciudad del Cabo puedes visitar los parques más cercanos a la ciudad, como las reservas naturales de Aquila o Inverdoorn, o el Parque Nacional de Elefantes de Addo.

2- Descubre las cascadas de Ouzoud en Marruecos
Escapa del ajetreo de Marrakech y embácarte en una excursión de un día a las cascadas de Ouzoud, que, con una espectacular caída de 110 metros, son una de las maravillas naturales más impresionantes de Marruecos. Las cascadas cuentan con varios miradores desde los cuales tendrás la oportunidad de sacar fotos maravillosas antes de zambullirte en sus aguas cristalinas. Si tienes un poquito de suerte, podrás ver a alguno de los monos de Berbería que se acercan hasta el agua.

3- Sube hasta la cima del Kilimanjaro

Escalar el Kilimajaro está en la lista de muchos aventureros. Si eres uno de ellos pero no estás seguro de si serás capaz de hacerlo, tenemos buenas noticias para ti: subir los 5.895 metros de esta montaña no requiere ninguna habilidad especial. Los aventureros y escaladores que estén en buena forma y que sean capaces de adaptarse bien a los cambios de altura tienen muchas oportunidades de conseguir llegar a la cima… Si le ponen fuerza de voluntad, claro está. Para conquistar el “techo de África” necesitarás de cinco a nueve días.

4- Bucear en Hurgada

Hurgada es un lugar mundialmente famoso para bucear, practicar esnórquel y navegar por el mar. La temperatura del agua es siempre cálida (el mínimo es de 20 grados en los meses más fríos), lo que hace que se pueda practicar buceo durante todo el año. Prepárate para ver delfines, peces loro, peces unicornio, tiburones de arrecife de punta blanca, tiburones martillo y morenas. Si no sabes bucear, puedes disfrutar de los bonitos arrecifes con una excursión de esnórquel de un día.

5- Sé testigo de la gran migración del Serengueti

Contempla la gran migración del Serengueti, un asombroso espectáculo que todo el mundo debería presenciar al menos una vez en la vida. Ver rebaños enormes de ñus, gacelas y cebras moviéndose por el Parque Nacional de Serengueti es una experiencia inolvidable. Ponle la guinda al pastel y desciende más de 600 metros hasta el cráter de Ngorongoro. Aquí podrás ver todo tipo de animales salvajes, como monos, elefantes y una gran población de flamencos.

6- Date un chapuzón en la Piscina del Diablo de las cataratas Victoria

Te avisamos: este lugar no es apto para miedosos. La Piscina del Diablo de las cataratas Victoria es una piscina de rocas naturales que se encuentra en el borde las espectaculares cataratas Victoria y puedes visitarla desde Livingstone, en la parte de las cataratas que pertenece a Zambia. Sin embargo, solo se puede acceder durante la temporada seca (desde septiembre hasta finales de enero). Si tienes miedo a las alturas, te recomendamos que no mires hacia abajo cuando estés en el borde de la piscina: ¡la caída es de 108 metros!

7- Desciende las aguas bravas del río Zambeze

En el río Zambeze hay cocodrilos, hipopótamos y quién sabe qué más animales peligrosos, pero aun así puedes hacer un descenso por sus rápidas aguas. ¡Si es que te atreves, claro! Este deporte está destinado a ponerte el nivel de adrenalina por las nubes y es una de las actividades más populares que hacer durante una visita a las cataratas Victoria. Si bien este río es mundialmente conocido como uno de los mejores sitios para practicar descenso de aguas bravas, te tenemos que avisar: necesitarás fuerza y resistencia. Estas aguas son, sin lugar a dudas, muy bravas.

8- Explora el Parque Nacional de Chobe en un crucero por el río

Hogar de una de las poblaciones de animales salvajes más grandes de África, el Parque Nacional de Chobe, en Botsuana, es una visita obligada para los viajeros que quieran participar en un safari. Explora el parque con un crucero a lo largo del bonito río Chobe. Durante el recorrido encontrarás hipopótamos bufando, cocodrilos moviéndose sigilosamente por las aguas, antílopes pastando en las orillas, pájaros sobrevolando el barco y, si tienes suerte, leones que se acercan al río para calmar la sed. Ubicado en la parte noroeste de Botsuana, una excursión de un día al Parque Nacional de Chobe es el viaje perfecto desde las cataratas Victoria.

9- Conduce entre las dunas en Namibia

Explora las dunas más antiguas del mundo en el desierto de Namibia con un 4×4. Prepárate para demostrar tus habilidades de conducción mientras sorteas los estrechos pasajes entre el desierto y el océano Atlántico. Te prometemos que los paisajes que verás durante el recorrido te dejarán con la boca abierta. Te esperan unas dunas de arena gigantes, salinas olvidadas y una vida salvaje muy interesante.

Comments

comments