A medida que el calor del verano va dejando paso a los frescos días del otoño, es inevitable pensar en hacer escapadas de fin de semana. ¡Y es que no hay mejor momento! Con el fin de la temporada alta, las multitudes han desaparecido. No importa cuáles sean tus intereses: tanto si viajas buscando cultura e historia como si prefieres una buena gastronomía, esta lista es tan completa que no dejará indiferente a nadie.

1- Disfruta de una copa de vino en Burdeos
Da un paseo en barco por el río Garona y sumérgete en el ambiente de Burdeos mientras pruebas dos de los mejores vinos de la región. Disfruta de las vistas panorámicas de la ciudad y no te olvides de sacar una foto a las famosas fachadas del siglo XVIII cuando pases por el Puerto de la Luna. Tanto si eres un principiante entusiasta del vino como si estás a punto de convertirte en un gran sumiller, Burdeos es el sitio perfecto para pasar unos maravillosos días en otoño. Recuerda: primero le das unas vueltas, luego lo hueles y a continuación lo pruebas. ¡Y así hasta que la copa esté vacía!

2- Viaja por Lisboa en funicular
Lisboa es un paraíso de deliciosos postres, largas noches y mucho patrimonio. Pero no nos creas con los ojos cerrados: ¡tienes que comprobarlo por ti mismo! Descubre lo mejor de la ciudad a bordo de un funicular y admira las impresionantes vistas desde el histórico elevador de Santa Justa, el único funicular vertical de Lisboa. Para ponerle la guinda al día, sigue tu nariz. Seguro que encuentras algún delicioso y tradicional pastel de nata muy cerquita.

3- Sumérgete en los baños termales de Budapest
Un viaje a la poco convencional y pintoresca Budapest es siempre una buena idea. Ninguna visita a la Perla del Danubio está completa sin un baño en los famosos baños termales de Széchenyi. Asegúrate de entrar bien en calor en estas agradables termas antes de caminar por las calles de la ciudad para admirar su bonita arquitectura modernista. No te pierdas el balneario Gellért, el Museo de Artes Aplicadas y el palacio Gresham.

4- Admira las obras maestras de Florencia
Romántica, cautivadora e irresistible: puedes saciar tus ansias de comida y cultura italianas en la bonita Florencia, a tan solo un corto viaje en tren desde Roma. Maravíllate con obras maestras de grandes artistas como Caravaggio o Botticelli en la Galería Uffizi. Estamos seguros de que te olvidarás de comer admirando tanta obra de arte, pero no te puedes ir de la ciudad sin probar los frutos de la cosecha de otoño: un vino con mucho cuerpo y aceite de oliva Toscano.

5- Culturízate en Praga
Esta histórica ciudad es perfecta para visitar cuando el otoño llega y las multitudes se disipan. Pon rumbo a Praga para disfrutar de comida abundante y los ricos trdelník (un dulce tradicional) de los puestos callejeros. Explora estrechos callejones, el famoso puente de Carlos y mucho más. Cuando llegue la noche, dirígete a la basílica de San Jorge para escuchar música de Dvořák, Vivaldi, Mozart, Brahms y otros grandes compositores.

6- Descubre el pasado de Edimburgo
El cambiante tiempo otoñal no puede tener un mejor escenario que los edificios góticos de Edimburgo. Esta cautivadora ciudad es el destino perfecto para una escapada de fin de semana, durante la cual no puedes dejar de hacer un tour en el castillo de Edimburgo y alrededores. Después de disfrutar de las atracciones principales de la ciudad, pasa el resto del día recorriendo las calles empedradas, comprando en las tiendas locales y disfrutando de la música de los gaiteros callejeros.

7- Explora Ámsterdam en barco
Ámsterdam, una de las ciudades más verdes de Europa, es totalmente mágica en otoño. Da un paseo nocturno en barco y descubre los sinuosos canales de la ciudad, como los famosos Magere Brug o Gouden Bocht, y el barrio de los mercaderes bañado por la iluminación nocturna. Aunque es pequeña, en Ámsterdam no hay escasez de comida, arte, cultura y diversión.

8- Conoce a los habitantes de Gibraltar
Ubicada en el Mediterráneo, Gibraltar es una pequeña península con mucha personalidad. Desde encuentros con los pillos monos que habitan en la roca hasta excursiones a reservas naturales y viajes de avistamiento de delfines, no te quedarás sin cosas divertidas que hacer en esta ciudad durante la temporada otoñal.

9- Disfruta de la atmósfera alternativa de Berlín
Gris y elegante a partes iguales, Berlín está llena de contrastes. Es una ciudad que realmente tiene algo para todo el mundo: desde amantes de la gastronomía, la música o la historia hasta fiesteros o aficionados al arte, todos los visitantes encuentran algo que les hace enamorarse de la ciudad. Explora las atracciones principales de la capital alemana en un tour en bicicleta. Berlín es una de las ciudades más llanas del mundo, por lo que te prometemos que no sufrirás pedaleando.

10- Relájate en Dubrovnik
Conocida como “la perla del Adriático” y escenario reciente de la serie ”Juego de Tronos”, la mezcla de arquitecturas gótica, renacentista y barroca hace de Dubrovnik una ciudad muy especial. Con un tiempo muy agradable en otoño, una visita durante esta estación significa estar tumbado durante horas en las bonitas playas de piedra sin estar rodeado de multitudes.

11- Explora las calles de Brujas
Esta ciudad de cuento de hadas se vuelve dorada cuando llega el otoño. A tan solo una hora del ajetreo de Bruselas, pasear por las calles empedradas de Brujas es una experiencia inolvidable. Haz un tour guiado a pie para descubrir los rincones históricos más importantes y los barrios más tranquilos. A continuación, deja que los capiteles de las iglesias góticas te guíen por los canales, las tiendas y los incontables museos de la ciudad.

Comments

comments