Desde escalofriantes fantasmas e inquietantes espíritus hasta malvadas brujas, todos los rincones del mundo tienen una fecha en su calendario para honrar a los muertos. Haz un tour por diferentes culturas y descubre cómo otros países celebran este día tan espeluznante… ¡Si no te da demasiado miedo seguir leyendo!

1- México

En ningún sitio se honra a los difuntos de manera más especial que en México con la tradición del Día de Muertos. El 1 de noviembre los mexicanos se visten con trajes típicos, pintan coloridas calaveras y construyen altares en los que hacen ofrendas (desde tequila hasta calaveras de azúcar) a sus antepasados. Si tienes la suerte de estar en México en esta fecha tan señalada, dirígete a un cementerio envuelto por la luz de las velas y camina entre las tumbas llenas de ofrendas. Te prometemos que será una noche que nunca olvidarás. Al menos, no en esta vida…

2- Irlanda

Se dice que Halloween se celebró por primera vez en la Isla Esmeralda, y no es de extrañar: la atmósfera mística de sus colinas, castillos y cementerios celtas crea el paisaje perfecto para esta festividad. A día de hoy, el país celebra la fiesta de Halloween más grande de Europa, llamada Banks of the Foyle. Aquí podrás ver un gran desfile y disfrutar de experiencias interactivas en casas encantadas y espectáculos terroríficos con esqueletos, vampiros, espíritus y brujas. Si te gustan más las ciudades que el campo, visita Dublín para descubrir fantasmas, malhechores y espíritus.

3- Hong Kong

¿Por qué celebrar el día de los muertos solo un día cuando puedes hacerlo durante todo un mes? El Festival de los Fantasmas Hambrientos, también conocido como el Festival de Zhongyuan, se celebra en Hong Kong y China y marca el momento del año en el que se cree que los muertos vienen a visitar a los vivos. ¿La razón? Disfrutar de la comida, entretenerse y, sobre todo, ¡hacer jugarretas! Para aliviar el sufrimiento de esos espíritus, se queman ofrendas en las cunetas de las carreteras. Además, se celebran conciertos y actuaciones de ópera todas las noches. Desde desfiles y festines hasta objetos de artesanía, este festival de los muertos supone también mucha diversión para los vivos.

4- Estados Unidos

Aunque no lo creas, Estados Unidos solo empezó a celebrar Halloween en el siglo XIX. Importada a través del Atlántico desde Irlanda y Escocia, la tradición sigue siendo una de las más importantes del país en la actualidad. Todos los años, el día 31 de octubre adultos y niños se disfrazan, tallan calabazas y van de puerta a puerta pidiendo caramelos y golosinas. La cosa se pone más seria cuando entran en el juego los fantasmas y los espíritus. En Nueva Orleans la hora de las brujas no existe: la ciudad es terrorífica durante todo el año. Escucha historias escalofriantes sobre hechicería, fantasmas, vudú y vampiros en un tour por los edificios encantados de la ciudad. Los fantasmas que todavía los habitan te pondrán los pelos de punta.

5- Haití

Desde hermosas playas hasta cascadas increíbles, la isla caribeña de Haití es una maravilla. Sin embargo, la rica historia de la isla también tiene algunos toques siniestros. El Fet Gede (Día de las Almas) es la festividad vudú para honrar a los difuntos, y tienes toques de Halloween, el Día de Muertos y el festival Mardi Gras de Nueva Orleans. Esta celebración mezcla sonidos de percusión y canciones con el encendido de cientos de velas. Los habitantes de la isla visitan las tumbas de sus ancestros, les dejan regalos y celebran hasta altas horas de la noche con música, procesiones y refrescante ron especiado.

6- Rumanía

Su paisaje montañoso salpicado por iglesias de piedra y altos castillos hace de Rumanía uno de los sitios más terroríficos para celebrar Halloween. El día elegido es el 29 de noviembre, la víspera de San Andrés, también conocida como “la noche de los espíritus” o Noaptea Strigoilor. Durante esa noche la gente se reúne y reza para protegerse de los lobos que vagan por las montañas. Además, este país es conocido por sus leyendas de hombres lobos y vampiros: aquí está la región de Transilvania, famosa por el castillo de Drácula. Encaramado en la cima de una montaña, este monumento nacional está rodeado de un aura de misterio y leyenda. Explora sus escalofriantes torres y torretas sabiendo que el lugar fue la casa del chupasangre más famoso de la historia.

Comments

comments