Ostentación, glamour y, sobre todo, mucho lujo. Si esto es lo primero que se te viene a la cabeza cuando piensas en Dubái, estás en lo cierto. Además, la ciudad es enorme y alberga el edificio más alto del mundo, centros comerciales gigantescos y las experiencias más extravagantes que te puedas imaginar. Sin embargo, Dubái también tiene muchas diferencias con Occidente que vale la pena conocer antes de llegar allí. Aquí tienes seis consejos para tu que tu primer viaje a Dubái sea inolvidable.

1- Presta atención a cómo te comportas

La atmósfera futurista de Dubái le da un toque occidental y es fácil olvidar que estás en el mundo árabe. Sin embargo, las normas culturales de los Emiratos Árabes son muy diferentes de las de Occidente. Para ti puede ser normal salir de fiesta con cierta ropa o beberte una copa de más, pero en Dubái esto te podría llevar a una situación un poco incómoda. Por supuesto, hay bares que sirven alcohol y donde la ropa que uses no será un impedimento, pero nunca es malo ser un poco precavido.

2- Toma un taxi (o un bus)

En Dubái el clima puede presentarse de dos formas: con calor y con mucho calor. Si estás acostumbrado a explorar ciudades a pie, tenemos malas noticias para ti: Dubái no es para visitarlo caminando, sino en coche o en autobús turístico. O, si te quieres dar un lujoso capricho, surca los cielos a bordo de un helicóptero.

3- Empieza el fin de semana el día correcto

El fin de semana en los Emiratos Árabes empieza la mañana del viernes con un brunch. Si vives en Occidente, estarás acostumbrado a que los fines de semana sean el sábado y el domingo. En Dubái es diferente, ya que los emiratíes trabajan de domingo a jueves y disfrutan del fin de semana el viernes y el sábado.

4- Explora el desierto

No se necesita mucho tiempo (45 minutos como máximo) para ir desde las impresionantes torres de Dubái hasta el vasto desierto. Así que no te lo pienses: deja atrás el ajetreo de la ciudad y explora las inmensas dunas. Si quieres disfrutarlo desde otra perspectiva, da un paseo en globo y contempla oasis llenos de vegetación, gacelas y camellos. Si no te gustan las alturas, aventúrate entre las dunas con un 4×4. Elijas lo que elijas, el desierto no te decepcionará.

5- Piérdete en los enormes centros comerciales

Los emiratíes se toman muy en serio lo de ir de compras. Estamos seguros de que, incluso si te encanta saltar de una tienda a otra, te sentirás un poco agobiado en Dubái. ¿Por qué? Pues porque los centros comerciales son enormes y tienen absolutamente de todo. ¿Ropa de diseño? La que quieras. ¿Joyas? Sin duda alguna. ¿Comida, recuerdos, entretenimiento, cajeros automáticos donde conseguir lingotes de oro de verdad? Allí los encontrarás. Incluso si no te gusta mucho ir de compras, te recomendamos que visites los centros comerciales de la ciudad para contemplar su tamaño y esplendor.

6- Ve a la playa (pero solo en invierno)

Las playas de Dubái son preciosas. Pero hace calor, mucho calor. De junio a agosto las temperaturas pueden alcanzar los 40 grados, así que es mejor que pises la playa solo en invierno. Si visitas Dubái entre noviembre y marzo, estarás de suerte. Las temperaturas bajan lo suficiente como para disfrutar de un bonito día de playa. Además, no te aburrirás porque puedes surcar las aguas en moto de agua o disfrutar de las vistas del golfo Pérsico haciendo paravela cuando te canses de estar tumbado en la arena.

Comments

comments