Los mercados de Navidad tienen algo mágico, especialmente cuando se encuentran ubicados en el casco antiguo de una bella ciudad europea. Si estás pensando en ir a alguno este año (y no te lo podríamos recomendar más), sigue leyendo y entérate de cuáles son los ocho que no te puedes perder.

1. Empápate del espíritu navideño en Budapest

El mercado navideño más grande de Budapest se celebra desde el 9 de noviembre hasta el 1 de enero en la restaurada plaza Vörösmarty, a tan solo unos minutos del Danubio, y es el lugar perfecto para comprar artesanía local y disfrutar de la deliciosa comida tradicional. No te olvides de probar la pizza húngara, llamada töki pompos. Cuando termines de explorar el mercado, pon rumbo hacia las termas de Széchenyi o disfruta de un concierto de música clásica en la basílica de San Esteban.

2. Viaja atrás en el tiempo en Dresde

Si estás buscando un mercado navideño tradicional, no dudes en visitar el Striezelmarkt de Dresde, el más antiguo de Alemania por sus 600 años de antigüedad. Sumergirse en este mercado es una experiencia mágica, sobre todo en el centro, donde encontrarás un gran arco de madera con figuras que giran y velas. Termina tu visita con un tour de la icónica Semperoper, una de las óperas más espectaculares del mundo.

3. Sumérgete en el icónico mercado de Estrasburgo

En el Christkindelsmärik de Estrasburgo, el mercado navideño más antiguo de todo el mundo, conseguirás sentir de lleno el espíritu de la Navidad. En él encontrarás cientos de puestos desplegados por todo el centro de la ciudad, que se convierte en una fantasía navideña desde el 24 de noviembre hasta el 24 de diciembre. Conoce todos los detalles de este evento con un tour por el mercado. Ningún viaje a Estrasburgo está completo sin una visita a la preciosa ciudad de Colmar, perfecta para los amantes del vino.

4. Visita el precioso mundo navideño de Viena

Desde el mercado de Navidad del palacio del Belvedere hasta el del ayuntamiento de la ciudad, la capital austriaca está llena de sitios donde disfrutar del espíritu navideño. Agarra un glühwein (vino caliente especiado) en una mano y un dulce en la otra, y disfrútalos mientras escuchas a los coros internacionales cantar por toda la ciudad. Como estamos seguros de que nadie se puede cansar de comer deliciosos dulces o escuchar música clásica, te recomendamos que disfrutes de una degustación de strudel en el palacio de Schönbrunn y del mundialmente famoso concierto de “Las cuatro estaciones” de Vivaldi en la iglesia de San Carlos.

5. Conviértete en un niño grande en Brujas

Haz realidad todos tus sueños de tu infancia en los mercados navideños de Brujas. Pasea en un carro tirado por caballos por las calles empedradas y admira la decoración navideña mientras disfrutas de los deliciosos gofres belgas. Si sigues con ganas de explorar esta mágica ciudad, haz un tour a pie para descubrir sus joyas escondidas antes de saciar tu sed con un tour de degustación de cerveza.

6. Apuesta por lo tradicional en Cracovia

Para una experiencia de verdad mágica, visita el mercado de Navidad de Cracovia, en el casco antiguo de la ciudad. Explora sus puestos de madera y hazte con preciosos regalos hechos a mano, como coronas, bolas y velas de Navidad. Asegúrate de probar la cerveza caliente, una especialidad tanto de Polonia como del mundo de los magos de Harry Potter. En el mercadillo también encontrarás quesos ahumados y carnes a la brasa. Si todo esto no consigue hacerte la boca agua, haz un tour de comida polaca en el que podrás descubrir otras especialidades locales. Para ponerle la guinda a tu viaje, visita las impresionantes minas de sal de Wieliczka y explora un mundo subterráneo único.

7. Ve de compras en Praga

El mejor (y más grande) mercado de Praga tiene lugar en la plaza de la Ciudad Vieja. Sube a la torre del Reloj Astronómico y admira el mercado desde arriba. Desde allí también podrás ver otros mercados repartidos por la ciudad, que no son pocos. Después de comprar todos los recuerdos que quieras, repón tus energías con una cena medieval. Por último, prueba tus habilidades en una escape room antes de que el atracón de comida te obligue a pegar una cabezada.

8. Explora el mercado de cuento de hadas de Estocolmo

¿Qué mejor forma de darle la bienvenida al espíritu navideño que con un paseo por los bonitos puestos de madera del mercado de Navidad de Estocolmo? Prueba delicias como las galletas de jengibre o la carne de ciervo o reno y acompáñalos con un glögg (vino caliente especiado). Después, embárcate en un tour a pie sobre la Navidad en la ciudad. Haz que tu viaje a Estocolmo sea inolvidable con una visita al museo de ABBA y baila al ritmo de tus canciones favoritas.

Comments

comments