Podrías pasarte la vida explorando Londres y ni siquiera hacerte una idea de todo lo que contiene (créenos, lo hemos intentado). Tratándose de una de las ciudades más vibrantes del mundo, la bulliciosa capital de Gran Bretaña está repleta de cosas que ver y hacer. ¿Eres un amante de la historia? Explora castillos centenarios. ¿Eres un fanático de la comida? Pégale un bocado al panorama culinario de la ciudad. ¿Adicto al arte? Recorre una galería; hay cientos entre las que elegir (y la mayoría de las grandes son gratuitas).

Pero con tantas cosas que hacer en tu lista, ¿cómo se puede ver lo mejor de la ciudad en un fin de semana? Nuestra guía de 48 horas, escrita por un londinense, te ayudará a incluir lo máximo posible en tu viaje.

Día 1

09:00

Antes de empezar a explorar, es hora de desayunar. Ningún viaje al Reino Unido está completo sin probar el famoso desayuno inglés. Ve a una cafetería greasy spoon (una expresión coloquial de Londres para referirse a una cafetería con comida tradicional de la clase obrera) y pide un full English. Te servirán un plato de salchichas, huevos, bacon, judías, tostadas, champiñones y más. Acompáñalo con una taza de builder’s tea con leche (también conocido como English Breakfast) y parecerás un auténtico londinense. Si eres vegetariano, no te preocupes que también eres bienvenido, muchas de estas cafeterías ofrecen deliciosos platos sin carne.

10:00

Quema las calorías del (enorme) desayuno con un paseo por Covent Garden. Allí se encuentran los teatros más grandes de la ciudad, las mejores tiendas y los artistas callejeros más estrafalarios. Este moderno mercado es una visita imprescindible, pero los verdaderos tesoros de la zona los encontrarás si te apartas del recorrido turístico.

Escondido en una esquina de la plaza, descubrirás el impresionante Royal Opera House. Admira su arquitectura, haz un tour o cruza los dedos para que haya una actuación gratuita durante el día. Después, sigue a las multitudes por Neal Street antes de tomar un camino menos conocido hasta Neal’s Yard, un patio diminuto lleno de edificios brillantes y tiendas poco convencionales.

12:00

A continuación, coge tu escoba y vuela para para unirte al tour de Harry Potter. Deja atrás los mundanos muggles y pasa la tarde explorando el mágico mundo de la hechicería. Mientras recorres las calles del moderno Soho, verás el verdadero Callejón Diagon, la entrada del Caldero Chorreante y, por supuesto, el lugar donde Harry compró su primera varita. ¡Accio alucinante!

15:00

De vuelta en el mundo real, toma el metro y recorre un par de paradas hasta el sabroso Borough Market. Es uno de los mercados de comida más grandes y más antiguos de Londres, con puestos que se establecieron aquí por primera vez en el siglo XII. Podrás probar productos británicos excepcionales, desde fruta fresca hasta el mejor sándwich de cerdo desmechado de la ciudad. Tómate el tiempo suficiente para contemplar las vistas. Las afueras están llenas de cafeterías, donde podrás sentarte con un café bien merecido y disfrutar del ir y venir de la gente.

18:00

Al ponerse el sol, sube las escaleras hasta el Southbank de Londres: el lugar perfecto para ver la icónica silueta de la ciudad por la noche. El entretenimiento no tiene fin en este pintoresco tramo del río. Encontrarás el Shakespeare’s Globe, el Tower Bridge y admirarás unas vistas increíbles de la catedral de San Pablo, por no hablar de todos los teatros y galerías. Sin embargo, nuestra experiencia favorita es el imprescindible London Eye. Eso sí, asegúrate de evitar las colas (que son casi un pasatiempo para los ingleses) con una entrada prioritaria.

Día 2

09:00

Después del contundente desayuno de ayer, será mejor que hoy compres algo para llevar, porque todavía queda mucho por recorrer. Toda esta mañana estará dedicada a visitar los grandes monumentos, desde el palacio de Buckingham a la abadía de Westminster y más. Deberás estar preparado para pasar un día al aire libre llueva o haga sol (probablemente lo primero tratándose de Londres), así que no olvides tu paraguas.

Si quieres sentarte y relajarte, escoge un tour en autobús descapotable. Puedes pasar por todas las atracciones principales con tiempo de sobra para hacer esa foto perfecta. ¿Buscas algo más movido? Un tour en bicicleta es una manera ideal de acercarte a todas las atracciones importantes (si eres lo suficientemente valiente para enfrentarte al tráfico de Londres).

¿Te has dado cuenta de que no hemos mencionado el Big Ben? Desgraciadamente, no podrás verlo bien hasta el 2021. Actualmente está en obras y cubierto de andamios de arriba a abajo.

14:00

Es hora de relajarse y reponer fuerzas. El domingo por la tarde, los londinenses se reúnen en los pubs de toda la ciudad para disfrutar de una cena de asado tradicional (no te preocupes, también hay muchas opciones de asado vegetariano). Para vivir una experiencia auténtica, pide muchos esponjosos búdines de Yorkshire con extra de salsa (la jarra pequeña nunca, nunca es suficiente).

16:00

A estas alturas, probablemente hayas comido un par de patatas asadas de más, así que tómate tu tiempo para quemarlas caminando. Lo creas o no, más del 40 % de Londres lo ocupan espacios verdes, así que hay un sinfín de parques para explorar. Hyde Park cuenta con un bonito lago, jardines de flores y la fuente conmemorativa de la princesa Diana. También encontrarás estatuas y monumentos históricos repartidos por sus 142 hectáreas.

Si buscas algo un poco más urbano, dirígete al East End y haz un tour a pie del arte callejero. Verás un lado alternativo de la ciudad, descubriendo grafitis, murales y por supuesto, el obligatorio Banksy.

18:00

Al tratarse de una de las capitales de teatros de Europa, Londres es un lugar ideal para asistir a un espectáculo. Desde musicales en el West End a obras vanguardistas, los culturetas siempre tendrán algo para ver. Si te gusta lo espectacular y vistoso, comprueba las innumerables cosas que ver cerca de Leicester Square. Si prefieres algo más serio con algo de drama, reserva con antelación en el Donmar Warehouse o el Old Vic.

¿El teatro no es lo tuyo? Adéntrate en la parte oscura de la ciudad con un tour de Jack el Destripador. Caminarás por las mismas calles que el asesino infame mientras aprendes datos fascinantes sobre cómo era la vida en el Londres victoriano.

22:00

Casi se han terminado tus 48 horas en Londres, así que di cheerio como un auténtico londinense y tómate una bebida de despedida en el pub. No importa si prefieres una cerveza o un refresco, lo que no te puedes perder de ninguna manera son los aperitivos. Pide unas patatas fritas con sabor a sal y vinagre o queso y cebolla, cacahuetes y calóricas cortezas de cerdo. Después descansa y empieza a soñar con tu próximo viaje.

Planea tu viaje a Londres

Comments

comments