De las ajetreadas medinas de Marrakech y las calles empapadas de historia de Fez a la brisa marina de Esauira y las increíbles montañas de Imlil, Marruecos es un destino con entretenimiento para todos los gustos. Sigue estos seis simples consejos para hacer que tu viaje a este increíble país sea inolvidable.

1. Descubre mucho más que Marrakech

Muchos viajeros empiezan su viaje a Marruecos en Marrakech, la vibrante “ciudad roja” del oeste del país. Es muy fácil dejarte maravillar y pasar todas tus vacaciones paseando por sus calles, descubriendo las tumbas saadíes, el palacio de la Bahía y la concurrida plaza Jemaa el Fnaa. ¡Pero hay mucho más que ver en Marruecos aparte de Marrakech! Desde las montañas del Atlas hasta la increíble ciudad azul de Chefchauen, te recomendamos que explores varios de los cautivadores rincones que ofrece este país. Pero recuerda que Marruecos es bastante grande, así que asegúrate de contar con tiempo para poder hacer todo lo que tengas en mente.

2. Descubre mezquitas, minaretes y más

Marruecos es un país orgulloso de su cultura. Cuando veas sus impresionantes mezquitas y minaretes, entenderás el porqué. Sin embargo, son muy pocas las mezquitas del país que permiten la entrada a personas que no profesan la fe musulmana. Una de ellas es la mezquita Hassan II de Casablanca, que cuenta con el minarete más alto del mundo. Todos los visitantes deben comportarse con respeto y vestirse de forma modesta, con los hombros y las rodillas cubiertos. De hecho, es buena idea que hagas como los propios marroquíes y te vistas de forma modesta durante toda tu visita a Marruecos. Elige ropa ligera y suelta con la que mantenerte fresco bajo los rayos del sol.

3. Di adiós a los tenedores y los cuchillos

Cuscús, pastela, tajín, rfissa: la gastronomía marroquí es deliciosa y diversa a partes iguales. Si quieres disfrutar de una auténtica experiencia culinaria, usa pan en lugar de cubiertos y acompaña tu comida con un vaso de té de menta. Apúntate a una clase de cocina privada para aprender los secretos de la gastronomía marroquí y sorprender a tus amigos y familiares cuando vuelvas a casa.

4. Aprende algo de árabe

Si bien es cierto que muchos marroquíes saben hablar español, no esperes poder comunicarte con todos en el idioma de Cervantes. En las ciudades grandes, encontrarás a gente que también habla inglés o francés. Pero en áreas más apartadas, los idiomas que más escucharás serán los oficiales: árabe y bereber. El árabe es el que más se habla y aprender un par de frases te podría ayudar durante tu viaje. Aquí te dejamos una que seguro que usarás en algún momento: shukran, el equivalente árabe a “gracias”.

5. Ten en cuenta las leyes del país

Si visitas Marruecos, es recomendable que uses el sentido común para no meterte en ningún problema legal (al igual que harías en cualquier otro país del mundo). Pero hay una ley marroquí en particular que tienes que tener muy en cuenta: es ilegal insultar a la familia real. Así que ten mucho cuidado, porque un pequeño desliz podría suponer una multa o una estancia en un sitio mucho menos cómodo que tu habitación de hotel.

6. Regatea todo lo que puedas

Marruecos es el paraíso de las compras: los zocos del país están llenos de coloridas especias, llamativas alfombras y complementos tradicionales como chilabas y babuchas. No conocemos a ningún viajero que haya vuelto de Marruecos y no lleve la maleta llena de estos recuerdos. Pero que no se te olvide regatear antes de comprar nada. En Marruecos los comerciantes siempre esperan que lo hagas. El precio que te diga el vendedor será solo el punto de partida: intenta sacar la mejor ganga que puedas, pero recuerda mantener todo el proceso en tono amistoso, por supuesto.

Ten en cuenta estos seis consejos para que tu viaje a Marruecos sea inolvidable. ¿Has vivido alguna experiencia increíble en este país? ¡Cuéntanoslo en los comentarios! (Y recuerda que tienes que iniciar sesión en Facebook para compartir tu experiencia con nosotros)

Planea tu viaje a Marruecos

Comments

comments