Que levante la mano quien quiera irse de vacaciones, pero su cartera no esté pasando el mejor momento. Vamos a demostrarte que no necesitas una cuenta bancaria con un montón de ceros para disfrutar de una merecida escapada. Lee estos ocho consejos y descubre cómo puedes ahorrar dinero sin escatimar en experiencias increíble durante tus vacaciones.

1- Ponte de acuerdo antes de viajar

¿Es divertido hablar de dinero antes del viaje? Claro que no, pero cuando viajas con tus amigos o tu familia, resulta esencial tener unas expectativas y unos presupuestos similares. Después de todo, nunca sale bien que un miembro de tu grupo sueñe con hoteles de lujo y restaurantes con estrellas Michelin mientras tú buscas los mejores hostales y puestos comida callejera. Por supuesto, no quieres perder horas de sueño (¡o amigos!) calculando un presupuesto exacto, simplemente haz uno que os deje cierta libertad. Se trata de ser flexible.

 

2- Empieza con pequeñas victorias

Esto puede sonar bastante obvio, pero los consejos más simples para para ahorrar dinero son los mejores, y a menudo puedes aplicarlos mucho antes de llegar al destino. Cuando tengas unas vacaciones en mente, empieza a buscar maneras de ahorrar en tu rutina diaria. Puede ser algo tan sencillo como privarse de tomar un café de Starbucks a diario o de pedir comida a domicilio una vez a la semana. Piensa en la cantidad que quieres ahorrar; esto hará que resistir la tentación al pasar por una panadería sea un poquito más fácil, especialmente si estás ahorrando para un tour culinario en París.

 

3- Vuela por menos

¿No estás seguro de tener dinero para ver Berlín desde lo alto de la Torre de la Televisión y explorar la Isla de los Museos? No te preocupes. Nunca ha sido tan fácil ahorrar en los billetes de avión, no importa a dónde vayas. Comprueba Skyscanner o el rastreador de precios de Google Flights y encuentra el momento más barato para viajar, asegurándote de tener dinero para gastar en lo que realmente importa: experiencias que te dejarán recuerdos de por vida. Cuanto más flexibles sean tus fechas (plantéate viajar en temporada baja y evita las noches de viernes y domingo), más ahorrarás.

 

4- Viaja con cabeza

No solo en el aire puedes hacer grandes ahorros. Cuando el avión aterrice, no te montes directamente en un Uber, busca en la app un pase para la ciudad,
como este de 24-96 horas en Ámsterdam. Además de disfrutar de acceso ilimitado al transporte público de la capital neerlandesa, podrás entrar a 44 museos y atracciones destacados de forma gratuita. Igual que las tarjetas de viaje, los autobuses turísticos de paradas ilimitadas son una manera divertida y económica de desplazarse. Este ticket para Ámsterdam es válido hasta 48 horas, por lo que puedes subirte y bajarte de los autobuses y barcos cuando algo te llame la atención.

 

5- Gasta más en tus cosas favoritas

Es muy probable que haya una atracción icónica que te haya hecho querer visitar un destino concreto. Esto suele suponer el gasto más importante de tus vacaciones, así que querrás asegurarte de sacar el máximo partido a tu tiempo y tu dinero. Por suerte, hay maneras muy sencillas de garantizar que tu visita a estos lugares icónicos sea memorable y sin contratiempos. Primero, busca tickets sin colas, ya que esto seguramente te ahorrará horas de espera. También puedes darle un toque especial a tu viaje con tickets que incluyen una cena en la cima de la Torre Eiffel o champán en lo más alto de The Shard.

 

6- Obtén una nueva perspectiva

No importa a dónde vayas, siempre hay nuevas formas de ver los clásicos. Una de las mejores maneras (y de las más asequibles) de ver tu destino es en barco. ¿Por qué? Porque estos minicruceros son relativamente baratos, divertidos y están disponibles en muchas ciudades importantes, como París, Londres y Berlín. Es la manera perfecta de llenar tu cámara con todos los monumentos famosos que ofrece tu destino mientras te sientas, te relajas y disfrutas de la brisa.

 

7- Ve a una clase de cocina

¿Por qué no combinar salir a comer con una actividad llena de diversión? Escoge entre un gran número de talleres para gourmets, como esta clase de pizza en Florencia para toda la familia. Todo son beneficios: no solo te ahorrarás el tiempo de buscar un restaurante, sino que también volverás a casa con una o dos recetas deliciosas. Además, no tendrás que gastar en la cena, ya que viene incluida con la experiencia.

 

8- Duerme por menos

Sé flexible con tu ubicación y ahorrarás mucho dinero. Cambia los hoteles en el centro de la ciudad por alojamientos en barrios cercanos. Estarás a un corto trayecto de los principales puntos de interés gracias a tu económica tarjeta de viaje. Además, podrás explorar los barrios más de moda de tu destino, que suelen contar cafeterías modernas, restaurantes prometedores y tiendas adorables.

¿Tienes un supersecreto para ahorrar dinero? Cuéntanoslo en los comentarios.

Comments

comments