Marruecos es una auténtica preciosidad (y no solo hablamos de la famosísima Marrakech). Si te aventuras más allá de las trilladas calles de la Ciudad Roja, te llevarás toda una sorpresa con todo lo que te espera, desde imponentes cataratas a playas de primera categoría. Solo tendrás que preocuparte por decidir por dónde empezar…

1. Date un chapuzón en las cascadas de Ouzoud

Si quieres añadir un paisaje verdaderamente impresionante a tu itinerario, no tienes más que contemplar las cascadas de Ouzoud. A una impresionante altura de 110 metros, estas cascadas de 3 niveles son, sin duda, una maravilla natural que no puedes perderte en Marruecos. Se encuentran a 150 kilómetros al noreste de Marrakech, lo que las convierte en un lugar perfecto para visitar en una excursión de un día . Cuando tengas la cámara llena de fotos de una de las cascadas más altas de África, date un baño en el río El Abid antes de explorar los pueblos bereberes de alrededor.

2. Vive el ambiente relajado de Esauira

Esauira está pensada para aquellos que buscan cambiar el bullicio de Marrakech por unas vacaciones en un ambiente más relajado. Situada en el litoral oeste de Marruecos, esta ciudad costera tradicional ofrece una mezcla embriagadora de playas maravillosas, delicioso marisco y antiguas murallas perfectas para explorar. Si visitas también algunos zocos dignos de Instagram y lugares ideales para hacer surf, tendrás todos los ingredientes para un destino de vacaciones perfecto.

3. Descubre el Hollywood de Marruecos

Una visita a Uarzazat y la antigua ciudad de barro de Ait Ben Hadu es una especie de peregrinación para los amantes del cine. Conocidos como el Hollywood de Marruecos, estos dos lugares han sido el escenario de algunas de las películas y series de televisión más importantes de la historia, como Lawrence de Arabia , Gladiator y Juego de tronos. Pero los paisajes cinematográficos no solo se encuentran en Uarzazat y Ait Ben Hadu, ya que llegarás hasta aquí atravesando el espectacular paso de montaña de Tizi n’Tichka.

4. Recorre las famosas calles azules de Chefchauen

Seguramente te hayas topado con los paisajes de Chefchauen en tu Instagram sin ni siquiera darte cuenta. Puede que su nombre no sea fácil de pronunciar, pero su famosa medina de color azul es difícil de olvidar. Situada en las montañas del Rif, Chefchaouen cuenta con una encantadora mezcla de culturas y costumbres del norte de África y Andalucía. Recorre el laberinto de calles estrechas que están repletas de curiosos recuerdos para comprar y nuevos sabores para probar, sobre todo en la plaza Uta El Hammam.

5. Pisa el acelerador en Agadir

La ciudad de Agadir es como un gran patio de recreo. Si buscas emociones fuertes, puedes escoger entre aventuras en buggies a gran velocidad, paseos en lancha motora cargados de adrenalina y emocionantes recorridos por las dunas. Si te va más el sol, en Agadir tienes muchos lugares donde puedes disfrutar de él. Relájate en las maravillosas playas que rodean la ciudad o escápate a la playa de Taghazout, a tan solo 20 minutos de Agadir. Si lo prefieres, puedes ir a las playas más apartadas del Parque nacional de Sus-Masa. Cuando no estés en buscando las emociones fuertes de la costa de Agadir, descubrirás una ciudad repleta de restaurantes deliciosos. ¡Buenas noticias para los amantes del marisco!

6. Embriágate con todas las Fez-tividades

Fez hace que Marrakech parezca un lugar tranquilo. Su animada medina es un constante caos organizado que impacta los sentidos de todas las maneras que puedas imaginar. Puede que esto no sea plato de buen gusto para todo el mundo, pero quienes se atrevan a ir a la segunda ciudad más grande de Marruecos obtendrán como recompensa una experiencia verdaderamente auténtica en un destino único. Las estrechas callejuelas de Fez albergan todo tipo de artesanía y la curtiduría de Chouara es solo uno de los muchos lugares imprescindibles que hace que los turistas viajen hacia atrás en el tiempo.

7. Explora el pintoresco valle del Ourika

Cuando empieces a explorar el valle del Ourika, te sentirás como si estuvieras a miles de kilómetros de Marrakech. Pero aunque no lo parezca, este impecable paraje natural se encuentra a tan solo 50 kilómetros del centro turístico más importante de Marruecos: ¡buenas noticias para los visitantes! El valle cobra vida de verdad cuando se acaba el frío invernal. Ve entre marzo y mayo para ver el valle en todo su esplendor. También disfrutarás de mejor tiempo para explorar las numerosas cataratas que hay cerca de Sti Fadma.

Planea tu viaje a Marruecos

Comments

comments