La vida es mucho mejor si la pasamos en la playa, nadie puede decir que no. Pero para la mayoría de las personas que viven en el hemisferio norte hay una temporada llena de abrigos y tazas de té que no les deja vivir esa vida continua de días soleados en la playa. Si quieres estar todo el año en bikini y bebiendo cócteles helados, tienes que poner rumbo al sur. Desde las preciosas islas de Fiyi y Bora Bora hasta los paisajes tropicales de Mauricio y Bali, hay muchísimos lugares increíbles (y constantemente bañados por el sol) que no te puedes perder.

1. Conoce el paraíso en Bora Bora

Te recomendamos que reserves un ticket solo de ida para Bora Bora, porque no habrá manera de que quieras marcharte de este paraíso. Pasa tus vacaciones disfrutando de la isla en moto de agua y lanzándote a las aguas cristalinas del océano cada vez que tengas la oportunidad. Si prefieres una aventura a menos velocidad, ponte las aletas y visita a los pececitos, los tiburones y las rayas que se esconden en el océano (son más amigables de lo que parecen).

2. Salta de isla en isla en Fiyi

¿Te suena bien lo de saltar de una isla paradisíaca en la que no existe el invierno a otra? Entonces pon rumbo a las soleadas islas de Fiyi. Empieza por las islas Mamanuca, pero te lo advertimos: hay veinte islas y cada una es más bonita que la anterior, así que decidir qué visitar y qué no puede ser bastante difícil. Sin embargo, ningún viaje a Mamanuca está completo sin una visita a las playas de arena blanca y los lugares para hacer esnórquel de la isla de Tivua.

3. Déjate sorprender en Mauricio

Es posible que Mauricio sea el destino más infravalorado de esta lista. Ubicada a 2.000 kilómetros de la costa este de África, esta isla tiene de todo: desde una catarata submarina hasta paisajes patrimonio de la UNESCO y un ron famoso en todo el mundo. Y, por supuesto, playas espectaculares. Puede ser que las más bonitas estén en la cercana Ile aux Cerfs. Si lo de relajarte en playas paradisíacas no es lo tuyo, cambia la costa por el interior tropical para descubrir cataratas y frondosos bosques.

4. Visita a los canguros en Australia

Hay muchas posibilidades de que no conozcas la isla Canguro. Sin embargo, esta enorme isla (es la tercera más grande de Australia) es el destino perfecto para los amantes de la naturaleza. Verás focas, leones marinos y delfines a lo largo de toda la costa, además de koalas y, por supuesto, canguros en el interior. La isla Canguro no es, sin embargo, solo una isla para los que les gusta la naturaleza: también es el paraíso para los amantes de la gastronomía y el vino. En la isla se producen vinos shiraz, cabernet sauvignon y chardonnay, los compañeros perfectos para admirar el atardecer.

5. Explora más que las playas de Bali

Cuando llegues a Bali no podrás evitar pensar que estás en el set de rodaje de una película. Cada rincón de la isla más espectacular de Indonesia es más increíble que el siguiente y, además, este lugar ofrece algo para todos los gustos. Si te gusta la playa, aquí tienen algunas de las más bonitas de Asia, mientras que si prefieres la aventura, puedes hacer esnórquel en los arrecifes de coral. En el interior de Bali también encontrarás emociones fuertes: la experiencia que no te puedes perder es admirar el amanecer desde la cima del monte Batur.

6. Sumérgete en Sudáfrica

Desde safaris y catas de vino hasta experiencias en parapente, la Nación del Arcoíris tiene todo lo que necesitas para olvidarte de los estragos del invierno. Empieza tu aventura sudafricana en Ciudad del Cabo. Desde aquí es fácil llegar hasta la isla Robben, la playa de Boulders (¡donde puedes ver a los pingüinos!) y Hermanus, famosa por el avistamiento de ballenas. Después de Ciudad del Cabo, recorre la famosa Garden Route y disfruta de uno de los mejores road trips del mundo.

7. Explora los paisajes de Nueva Zelanda

Nueva Zelanda es perfecta para los aventureros y los fans de “El señor de los anillos”, por supuesto. Los amantes de la película se sentirán como en casa explorando Hobbiton, ubicado a un par de horas al sur de Auckland. Cuando termines tu día en La Comarca, explora los mejores lugares de la Isla Norte, entre los que se incluyen la Cathedral Cove de Coromandel y las cuevas iluminadas por los gusanos luminosos de Waitomo. Asegúrate de dejar tiempo para explorar la Isla Sur y disfrutar de los (aún más) espectaculares paisajes, sobre todo los del Parque Nacional Abel Tasman (perfecto para hacer kayak) y Milford Sound.

8. Déjate seducir por el tango en Argentina

Puede que Argentina no sea el primer sitio que se te viene a la cabeza cuando piensas en lugares soleados. Sin embargo, esta infravalorada joya es tan impresionante como Nueva Zelanda en cuanto a paisajes se refiere, sobre todo si visitas la Patagonia o la ciudad costera de Mar del Plata en verano. Además de espectáculos naturales, también puedes descubrir Buenos Aires en todo su apogeo. Si crees que Nueva York es la ciudad que nunca duerme, espera a ver cómo la ciudad del tango se anima en verano.

Comments

comments