¡Adiós, invierno! ¡Hola, primavera! Las temperaturas están subiendo (por fin) y muchos destinos increíbles están despertando de su letargo invernal. Para que puedas disfrutar al máximo del cambio de estación, hemos encontrado siete lugares espectaculares alrededor de todo el mundo que harán las delicias de los amantes de la naturaleza. La lista incluye algo para todos los gustos, desde exuberantes jardines hasta animadas metrópolis bañadas por el sol.

1. Admira los campos de amapolas de la Toscana

La Toscana es preciosa en todas las estaciones, pero durante la primavera podrás disfrutar de sus preciosos campos de amapolas. Pon rumbo al valle de Orcia (mejor si lo haces en un Fiat 500 de los antiguos) en abril o mayo para admirar los campos cubiertos de rojo y para hacer un pícnic, fotos o ambas cosas. Después, dirígete hacia el norte, hasta Florencia, una ciudad que no necesita presentación alguna. Florencia no es solo famosa por albergar increíbles obras de arte en la Galería Uffizi, sino que también cuenta con algunos de los mejores vinos del mundo. Y todo esto sin mencionar su deliciosa gastronomía…

2. Maravíllate ante los icónicos cerezos en flor de Tokio

¿Quién no ha soñado con visitar Tokio cuando sus cerezos están en todo su esplendor? Estos árboles consiguen convertir el ya espectacular paisaje de Japón en algo mágico, sobre todo en los alrededores del monte Fuji. Si no tienes mucho tiempo, quédate en Tokio y explora sus parques llenos de cerezos en flor desde marzo hasta finales de abril. Es muy difícil encontrar un plan mejor que disfrutar de una taza de té verde mientras admiras el paisaje rosado.

3. Descubre las joyas de la Provenza

Ningún sitio se viste mejor de primavera que la Provenza. Esta región se cubre de flores al completo durante esta época del año, así que muy pocos lugares del mundo pueden competir con el sur de Francia durante el cambio de estación. Si visitas la Provenza tendrás la recompensa de disfrutar de unas vistas realmente magníficas. Pasea por los callejones de antiguos pueblos como Cassis y descubre la ciudad de Aviñón, famosa por su puente medieval. Desde Aviñón, puedes visitar el puente del Gard, un acueducto romano que te resultará familiar porque aparece en los billetes de cinco euros.

4. Enamórate del encanto primaveral de Ámsterdam

Explora los encantadores canales de Ámsterdam bajo un increíble sol primaveral. Es imposible dar un paso en falso en una ciudad en la que todos sus rincones son espectaculares. Ponte tus zapatillas más cómodas y pasea por las calles que bordean los canales. Asegúrate de hacer una parada para admirar las obras maestras del Museo Van Gogh. Por supuesto, si viajas a los Países Bajos en primavera, no te puedes perder los coloridos campos de tulipanes de Keukenhof. Conocido como el “jardín de Europa”, la combinación del manto de flores y los tradicionales molinos de crea el paisaje primaveral perfecto.

5. Disfruta de la naturaleza en Nueva York

Escapar de todo el ajetreo de la Gran Manzana es más fácil de lo que piensas gracias a los múltiples parques de la ciudad. Sin embargo, hay un oasis de tranquilidad que sobresale entre los demás: Central Park, el lugar por excelencia para todo aquel que quiera disfrutar de la primavera neoyorquina. El parque ofrece un pedazo de naturaleza en el que puedes evadirte del ritmo frenético de la vida en la ciudad. Así que prepara un pícnic, cómprate un helado y disfruta del buen tiempo en la Gran Manzana.

6. Explora la isla de las flores de Portugal

Madeira, una isla portuguesa situada cerca de la costa de Marruecos, es conocida por su increíble floración primaveral. Miles de flores de todos los tipos y colores aparecen en sus verdes colinas durante esta época del año y crean un espectáculo único. Sin embargo, Madeira no es solo ideal para visitar en primavera debido a su flora. Desde rutas de senderismo y olas perfectas para hacer surf hasta aguas refrescantes en sus terrazas encantadas, esta es la época perfecta para explorar la isla. La capital de Madeira, Funchal, también merece una visita. La forma más curiosa de explorar los puntos de interés de la ciudad es a bordo de un tukxi, un vehículo parecido al tuk-tuk.

7. Vive Londres como la realeza

La capital del Reino Unido cautiva a sus visitantes en cualquier época del año, pero sin duda atrae a mucha más gente una vez que el invierno desaparece. Para pasar un día de primavera perfecto en Londres, empieza paseando por Hyde Park antes de poner rumbo al norte y visitar el Camden Lock Market. Si tienes suerte y sale el sol, haz una excursión al castillo de Windsor. Este palacio real albergó la boda del príncipe Harry y Meghan Markle y el Long Walk Royal Park es un sitio perfecto para hacer un pícnic. Si todavía quieres seguir disfrutando de la naturaleza después de esta parada, visita unos de los jardines más bonitos de Europa: los jardines de Kew. Son una auténtica joya (y perfectos para tus fotos de Instagram).

Comments

comments