Tokio se mueve a su propio ritmo futurista, pero si crees que las luces de neón y el amor por todo lo relacionado con la alta tecnología es lo único que la capital de Japón te puede ofrecer, te equivocas. Pronto descubrirás que es una ciudad de contrastes eclécticos que combina lo nuevo y lo antiguo, lo exótico y lo conocido, como ningún otro lugar del mundo. Pero ¿por dónde empezar si solo tienes 48 horas para pasar en esta icónica ciudad? Podrías ir a pasar el día al monte Fuji, pero los verdaderos urbanitas querrán sumergirse en todo lo que ofrece Tokio. Aquí te mostramos como probar lo mejor de lo mejor en dos días llenos de acción:

Día 1

Descubre la ciudad en un tour a pie

Por la mañana

Levántate con ganas y ponte tus zapatos más cómodos. ¡Tokio te espera! Empieza tus 48 horas en la ciudad haciendo un tour a pie con un guía local. La experiencia es completamente personalizable, simplemente dile al guía qué zona de Tokio te gustaría conocer y te diseñará la mejor ruta. Incluso podrás elegir la duración del tour, de manera que la experiencia estará hecha completamente a tu medida. Tanto si escoges la opción de dos, cuatro, seis u ocho horas, conocerás en profundidad uno de los famosos (o desconocidos) barrios de Tokio como Harajuku,Ginza o Akihabara.

Explora tiendas escondidas, prueba aperitivos clásicos dulces y salados y aprende más acerca de la ciudad

Por la tarde

Tokio es caótica, absolutamente fascinante y predeciblemente impredecible, pero es fácil escapar del bullicio de la ciudad. A la sombra de imponentes rascacielos te espera un mundo antiguo de lucha de sumo y curiosidades culturales. En Ryogoku puedes ver a luchadores de sumo profesionales demostrando sus habilidades. Incluso puedes saltar al cuadrilátero y probar suerte con el deporte nacional de Japón. No te preocupes, ¡no tienes que ponerte a entrenar para un combate intenso! Si lo prefieres, pasa la tarde probando el viejo mundo en Nihonbashi. Encontrarás tiendas antiguas y puestos de comida tradicional que parecen no tener nada que ver con la Tokio actual.

Prueba algunos de los platos más representativos de Tokio en un tour gastronómico

Por la noche

Tokio es una de las capitales gastronómicas a nivel mundial y ninguna visita está completa sin hincarle el diente a los maravillosos y extraños platos que ofrece. Tus papilas gustativas experimentarán todo tipo de obras de arte de sushi y maravillosos platos de ramen. Sin embargo, este delicioso tour va más allá de lo obvio y te lleva a degustar yakitori (brochetas de pollo), monjayaki (revuelto frito) y taiyaki (pasteles con forma de pez) en auténticas cafeterías y puestos callejeros. Es el combustible perfecto para seguir explorando una vez se haya puesto el sol. Después de haber degustado todo tipo de manjares, dirígete a la Skytree, la torre independiente más alta del mundo, para admirar unas vistas de 360 grados de Tokio por la noche.

Día 2

Entrénate en las artes del guerrero samurái con tu propia katana

Por la mañana

Levántate temprano y dirígete a Shinjuku para vivir una experiencia samurái única. Los famosos guerreros han sido una parte esencial de la cultura japonesa durante más de 800 años y el Museo Samurái es el lugar ideal para aprenderlo todo sobre ellos. Pero este no es un museo normal: allí podrás vestirte con una armadura, sujetar una katana e incluso ver una batalla de espadas. Si prefieres ir un paso más allá, dirígete a Asakusa y pasa 90 minutos entrenando para ser un guerrero samurái.

Explora el Museo de Arte Digital Mori

Por la tarde

Después de explorar el pasado, es hora de dar un salto gigante hacia el futuro en el primer museo íntegramente digital del mundo. La atracción puede ser una de las favoritas en las redes sociales, pero es mucho más que el sueño de un adicto a Instagram. Las exposiciones son una combinación increíble de diseño, ingeniería y arte. Salas como Crystal World (mundo de cristal), Forest of Resonating Lamps (bosque de farolillos) y Memory of Topography (memoria de la topografía) producen momentos que verdaderamente desafían la realidad. El museo no tiene ningún mapa y las entradas suelen estar escondidas, así que simplemente camina hasta que llenes tu cámara de fotos y te duelan los pies. Este museo tiene el ticket más solicitado de la ciudad, así que asegúrate de reservar esta experiencia de otra dimensión con bastante antelación.

Relájate en las fuentes termales naturales de Oedo-Onsen-Monogatari en el corazón de Tokio

Por la noche

Probablemente pasarás mucho más tiempo de lo que habías planeado en Museo de Arte Digital Mori. Por suerte, una vez vuelvas a la realidad, encontrarás al menos 13 fuentes termales naturales donde aliviar todos tus dolores. Situado a pocos metros del museo, el Oedo-Onsen-Monogatari es el tónico perfecto después de 48 horas explorando sin parar. El onsen tradicional cuenta con piscinas interiores y exteriores, instalaciones de balneario y opciones de restauración para que, con todo esto, puedas alcanzar una profunda relajación en el corazón de Tokio.

Nos encantaría oír tus consejos sobre Tokio en los comentarios. Pista: debes estar conectado a Facebook para compartir tus ideas con nosotros. Planea tu viaje a Tokio

Comments

comments