Sería muy fácil pasarse toda una vida explorando las electrizantes calles y los tranquilos palacios de Tokio. Sin embargo, en el país del sushi, los cerezos en flor y los trenes bala, viajar entre las ciudades japonesas no es solo fácil, sino que es algo que todo viajero debe hacer. Te traemos seis lugares tan increíbles como la capital del país nipón que le darán un valor añadido a tu viaje.
Aunque hoy en día no están considerados sagrados, casi 1.200 ciervos viven en total libertad en el parque de Nara

1. Descubre el lado salvaje de Japón en Nara

No hay un lugar mejor para sumergirte en el Japón regional que Nara. Ubicada a solo 45 kilómetros de Kioto, Nara cuenta con hermosos jardines y una gran multitud de templos y santuarios. La zona es especialmente bonita durante la época de los cerezos en flor, cuando los árboles se vuelven rosas. Nara es también un paraíso para los amantes de los animales salvajes. No te pierdas los ciervos del parque de Nara, que llaman la atención de residentes y viajeros. Los fotógrafos también estarán encantados de visitar esta ciudad, ya que está hecha a la medida de fotógrafos amateurs y profesionales.
Prueba los takoyaki, un aperitivo japonés hecho de harina de trigo y relleno de pulpo, trozos de tempura y más

2. Disfruta de la gastronomía en Osaka

¡Atención, amante de la buena comida! No volverás a ser el mismo después de probar los deliciosos restaurantes y puestos de comida callejera de Osaka. Atibórrate de takoyaki (croquetas de pulpo), gyozas y otras delicias menos convencionales como el pez globo. Encontrarás algunos de los mejores sitios mientras paseas por el famoso distrito de las luces de neón. Una vez allí, no te olvides de parar en Dōtonbori para ver los carteles más icónicos de Osaka. ¿La mejor manera de ver la ciudad? De la mano de un guía local. Por último, nada puede compararse con los jardines del castillo de Osaka, sobre todo cuando los cerezos y los ciruelos están en flor.
El parque y memorial de la Paz de Hiroshima conmemora el evento que ocurrió en 1945

3. Sumérgete en la historia de Hiroshima

La historia de Hiroshima está bien documentada, pero su vibrante presente se suele pasar por alto. La ciudad ha resurgido de la devastación que le supuso la Segunda Guerra Mundial y se ha convertido en una de las ciudades más bonitas de Japón. El parque y memorial de la Paz son visitas obligatorias. Desde el parque, puedes subirte a un ferry y visitar la pintoresca isla Itsukushima, situada en la bahía de Hiroshima. Da un paseo por sus frondosos bosques y descubre algunos de los muchos templos que la isla esconde. Ah, y no te vayas de la región sin probar los famosos okonomiyaki, una especie de tortilla con diferentes ingredientes.
Experimenta las maravillas de la tradicional ceremonia japonesa del té

4. Bébete un té matcha en Kioto

Es fácil entender por qué Kioto es conocida como la “ciudad de los diez mil santuarios”: sus centenarias calles están salpicadas con más de 1.600 santuarios y templos. ¡Haber sido la capital de Japón durante miles de años tiene sus ventajas! Antes de visitar los templos, da un paseo en el distrito de las geishas y descubre las callejuelas escondidas de este encantador casco histórico. Kioto es también la capital del matcha, por lo que recuerda probar todo lo que esté hecho con este producto: té, helado y chocolate. Incluso puedes participar en una auténtica ceremonia del té. Es algo que no te puedes perder.
Admira a los macacos de cara roja de Nagano mientras se dan un baño en las termas naturales

5. Relájate en los baños termales de Nagano

¿Qué sería Japón sin sus múltiples baños termales y sus tradicionales onsens? Con tantos entre los que elegir, decidirse por uno puede ser abrumador. Por suerte, hay un sitio que destaca entre los demás. Ubicada al noreste de Tokio, Nagano es la capital indiscutible de la relajación en Japón. Puede que incluso tengas alguna compañía inusual, ya que a los macacos de cara roja les encanta calentarse en las termas naturales. Amigos peludos aparte, Nagano puede presumir de vistas impresionantes sobre montañas nevadas y lagos cristalinos. Para añadirle un toque de sabiduría zen a tu viaje, visita templos como el de Zenkoji.
Descubre el icono más famoso de Japón en una excursión de día desde Tokio

6. Admira el monte Fuji desde Hakone

El icono más famoso de Japón se puede ver desde varios sitios (incluso desde Tokio en un día despejado). Para disfrutar al máximo de la increíble belleza del monte Fuji, dirígete hacia la pequeña ciudad costera de Hakone. Una vez allí, sube a bordo de un barco y navega por el lago Ashi. Podrás admirar el monte como si estuviera saliendo del lago. Si no tienes mucho tiempo, puedes unirte a una excursión de un día al monte Fuji desde Tokio. En invierno y hasta principios de primavera, la cima del volcán está cubierta de nieve, lo que le dará un toque mágico a tus fotos.
¿Has estado en alguna de estas increíbles ciudades? ¿Deberíamos añadir alguna otra a nuestra lista? Cuéntanoslo en los comentarios. Pero antes recuerda iniciar sesión en Facebook para compartir tus ideas con nosotros. Planea tu viaje a Japón

Comments

comments