¿Quieres hacer un viaje de alta categoría? Ya sabes, con tours privados, comida gourmet y experiencias únicas que recordarás el resto de tu vida. Recibir el tratamiento VIP no siempre significa tener que vaciar tu cartera. Por supuesto, existen actividades VIP como vuelos en helicóptero o en globo aerostático, pero viajar de forma VIP significa también hacerlo con facilidad y comodidad además de con estilo. Aquí te dejamos siete consejos para llevar tu viaje al siguiente nivel.
Contratar un conductor es una forma increíble de empezar tu viaje

1. Ten a un chófer esperándote desde el segundo que toques tierra

Cuando tu avión aterriza, lo normal es que tengas muchas ganas de salir a explorar… o de meterte directamente en la cama. Pero antes de que puedas hacer cualquiera de estas dos cosas, tendrás que hacer el típico recorrido que todo viajero odia: el que te lleva hasta tu alojamiento. Normalmente, esto implica tener que descifrar el plano del metro o tirar de tu maleta por todo el aeropuerto para negociar con un taxista. Todo esto no es muy VIP, ¿verdad? La próxima vez, ahórrate todas estas molestias innecesarias y reserva un traslado privado como estos en Roma, Reikiavik y Lisboa. No hay nada mejor que ver a un chófer con un cartel con tu nombre después de un vuelo agotador.

2. Despídete del transporte público

Los VIP de verdad saben que los chóferes privados no son solo para los traslados desde el aeropuerto. También sirven para llevarte de un punto de interés al siguiente. Destinos de todo el mundo ofrecen estos servicios de lujo, desde Roma o San Petersburgo hasta Dubái y Bali. En Bali, por ejemplo, puedes contar con un chófer personal durante 10 horas. Por si fuera poco, tendrás control total sobre el itinerario, por lo que podrás ver y hacer lo que tú quieras. ¿Y lo mejor de todo? Que esta experiencia VIP es mucho más barata de lo que te imaginas.

Descubre tu destino a vista de pájaro

3. Encuentra experiencias únicas en la vida

Date un capricho. Aunque no quieras viajar como un VIP durante todo tu viaje, el simple hecho de mimarte un poco hará que tus vacaciones suban de nivel. Hay muchas probabilidades de que tu destino esconda muchísimas cosas increíbles que hacer. Por ejemplo, puedes practicar parapente en España o quizá disfrutar de una forma nueva de ver uno de los clásicos. Estas experiencias inolvidables son las que nos hacen volver a tomar un avión. Además, piensa en las fotos que tendrás para tu cuenta de Instagram.

4. Disfruta de una cena con vistas

Decidir dónde comer cuando estamos de viaje puede ser complicado. No solo tienes que buscar un menú que se adapte a los gustos de todos, sino que también tienes que encontrar un restaurante que esté en una zona fácilmente accesible. La respuesta VIP a todo este lío es fácil: disfruta de una deliciosa comida mientras admiras la atracción principal de tu destino. En París, puedes hacerlo con un almuerzo de tres platos en el primer piso de la Torre Eiffel. Si prefieres tirar la casa por la ventana a la hora de cenar, opta por una cena gourmet con maridaje de vinos mientras navegas por el Sena.

Vuela en un globo aerostático

5. Sube hasta el cielo

No hay nada más VIP que un vuelo panorámico. Es la mejor forma de ver lugares como el Gran Cañón, Hawái o Nueva York. En Dubái, además, puedes cambiar el típico vuelo por algo único: ¡un vuelo en hidroavión! Saldrás del golfo Pérsico para volver a pisar tierra 45 minutos más tarde en la costa de Abu Dabi. Después, un guía te acompañará a hacer un tour privado de la ciudad antes de regresar a Dubái. Imposible encontrar una experiencia más VIP que esta. Si quieres algo más tranquilo, pon rumbo a Capadocia, la capital de los globos aerostáticos. Aquí puedes participar en un vuelo de lujo durante el increíble amanecer de Turquía.

6. Ponle la guinda a tu viaje con un tour privado

Un tour privado le añade un poquito de lujo a cualquier viaje. En Florencia y Granada, por ejemplo, un guía personal se asegurará de mostrarte lo que ha convertido a estas ciudades en lugares icónicos. Tendrás a tu guía solo para ti, lo que significa que su única preocupación será que tengas una experiencia divertida e informativa. Además, la mayoría de los tours privados se pueden personalizar, por lo que verás lo que quieras ver y cuando quieras verlo. Por supuesto, esto no significa que te vayas a perder las joyas mejor escondidas. Tours gastronómicos como este en Lisboa te mostrarán sitios menos turísticos donde los lisboetas van a comer y beber.

Presume de acceso VIP con un ticket sin colas

7. Olvídate de tener que esperar

Los VIP no hacen cola, y esto es así. Afortunadamente, muchas de las atracciones principales del mundo ofrecen tickets sin colas. Es muy fácil evitar las multitudes en sitios como el Louvre o el Coliseo. Ni siquiera tienes que reservar los tickets con antelación. Simplemente plántate en la puerta y si hay una cola que asusta, ve a la aplicación de GetYourGuide y hazte con un ticket sin colas. Eso sí: recuerda no parecer muy engreído cuando pases por delante de los que están esperando su turno.

¿Qué experiencias VIP has disfrutado en tus viajes? Cuéntanoslo en los comentarios. Pero antes recuerda iniciar sesión en Facebook para compartir tus consejos.[:]

Comments

comments