Viajar por los Estados Unidos en otoño es una gozada, así que llena la maleta de suéters, cálzate las botas, coge la cámara y sal en busca de las hojas de colores. Lo bueno que tiene viajar después del verano es que hace algo más de fresco y hay menos gentío. Pero, ¿adónde ir? Porque EE. UU. no es un país precisamente pequeño, que digamos… No te preocupes, te hemos preparado 7 recomendaciones para tus próximas vacaciones otoñales.
Visita el valle de Napa y degusta los exquisitos vinos de la región.

1. Visita la región vinícola de California

Dicen que beber con medida, alarga la vida. Ponlo a prueba en California. La temporada alta de su región vinícola empieza en cuanto bajan ligeramente las temperaturas. Comienza visitando San Francisco y luego dirígete al valle de Napa, también conocido como el paraíso del vino. Las templadas temperaturas otoñales y los espectaculares viñedos son el marco perfecto para una escapada de fin de semana, tanto si vas por tu cuenta, como con amigos o en pareja.

Navega en un crucero de 3 horas para ver ballenas en la costa de Boston.

2. Pásalo en grande en Boston

Desde abril hasta octubre podrás avistar ballenas jorobadas y de aleta frente a la costa de Boston. Coge tu cámara y súbete a uno de los cruceros de avistamiento de ballenas, es la mejor manera de apreciar la majestuosidad de estas criaturas. Y una vez que hayas vuelto a tierra firme, concluye el día con una ruta de bares históricos a lo largo del Camino de la Libertad o Freedom Trail, en inglés.

Descubre el pasado de la ciudad en un paseo por el Barrio Francés.

3. Evita el calor de Nueva Orleans

La cuna del jazz es famosa por sus altas temperaturas y su alto nivel de humedad. De modo que, si planeas tu viaje para otoño, disfrutarás de un clima más llevadero y, además, podrás asistir a todo tipo de festivales. Los hay gastronómicos, con numerosos puestos de comida en la calle, por ejemplo Beignet Fest o Crescent City Blues & BBQ Fest. También está la legendaria fiesta de halloween en el Barrio Francés, hay eventos para todos los gustos. Si vas en busca de algo más siniestro, incluso podrás aprender más sobre vudú en un tour por el Cementerio de San Luis o hacer uno de fantasmas y espíritus.

Pasea en bicicleta por Central Park y por las calles de la Gran Manzana.

4. Enamórate de Nueva York

Cualquier estación del año es buena para visitar Nueva York. Pero hay que reconocer que visitar la icónica Gran Manzana durante el cambio de hoja, es una experiencia única. Especialmente en Central Park, el lugar perfecto para dar un paseo o montar en bicicleta al cobijo de los árboles. Si aún así quieres subir el listón, dirígete a Chelsea Piers donde podrás navegar en un cómodo yate estilo años 20 por el río Hudson.

Visitar el lago Tahoe es una experiencia inolvidable.

5. Reconecta con la madre naturaleza en el lago Tahoe

¿Tienes ganas de paz y tranquilidad? Las orillas del lago Tahoe son el lugar perfecto para acurrucarse junto a la hoguera y observar el cielo estrellado. Durante el día podrás hacer senderismo o practicar deportes acuáticos en el lago. Además, si te gusta llevar la cámara en tus viajes, también puedes participar en este tour fotográfico en el que descubrirás cascadas, glaciares y, con un poco de suerte, quizá hasta osos.

Vuela sobre Phoenix con un globo aerostático al amanecer (o al anochecer).

6. Sobrevuela el desierto en Arizona

Si siempre has querido saber qué se siente al atravesar las nubes con un globo aerostático, deberías visitar Phoenix. Una vez que llega el otoño y bajan las temperaturas, explorar los cañones y desiertos de Arizona se convierte en una gozada (y de verdad que refresca). Después de haber visto el paisaje desde lo alto, puedes explorar el Gran Cañón a pie o en helicóptero, ¡todo depende de ti!

Visita cabo Cod con su ambiente romántico y su brisa otoñal.

7. Atraviesa Nueva Inglaterra al volante

La costa este está llena de destinos variopintos, pasarás por grandes ciudades llenas de luz y color, así como por tranquilos pueblecitos costeros llenos de encanto. Pero ninguno supera cabo Cod, con sus faros mirando al horizonte y sus playas de arena bañadas por el Atlántico. Sin olvidarnos de la comida, que no se te olvide probar el marisco de Provincetown antes de subirte en el ferry de vuelta a Boston.

Planea tu viaje

Comments

comments