¿Te apetece esquiar o pasear con raquetas o deslizarte en un trineo tirado por perros? Te proponemos algunos paraísos invernales donde pasar los meses más fríos del año.
Bergen, Norway
Bergen, y los fiordos que la rodean, es tan maravillosa como se ve en las postales.

1. Sigue una ruta alternativa en Bergen

Resguardada a orillas de una pintoresca bahía al suroeste de Noruega, se encuentra la encantadora ciudad de Bergen. Su vistosa arquitectura y su larga historia ya son razones más que suficientes para visitarla, pero, una vez que estés allí, no deberías perderte los fiordos: El precioso Nærøyfjord y el escarpado Flåmsbanen están situados a muy poca distancia de la ciudad. Este paisaje típicamente noruego es incluso más bonito bajo un manto de nieve.

Snowmobile in Lapland
Explora los nevados bosques de Rovaniemi en motonieve.

2. Siente el espíritu navideño durante todo el año en Laponia

Siempre es Navidad en la Laponia finesa. Este destino de asombrosa belleza en el Ártico es el hogar del mismísimo Papá Noel. Una vez que le hayas visitado, a él y sus elfos, participa en más actividades destacadas de la región como paseos en motonieve, con huskies o con renos.

Woman standing on a bridge in Prague
Recorre el impresionante Castillo de Praga en un tour de 3 horas.

3. Recorre calles de ensueño en Praga

No importa la época del año, Praga siempre parece haber salido de las páginas de un cuento. Pero la ciudad es especialmente mágica bajo una capa de nieve. Si visitas este popular destino en los meses más fríos, tendrás unas vistas impresionantes como el Puente de Carlos y el Castillo de Praga solo para ti. 

Classical concert in Mirabell Palace
Disfruta de un concierto de música clásica en el palacio de Mirabell.

4. Vence la tristeza del invierno en Salzburgo

Salzburgo es una joya de ciudad, repleta de palacios, jardines, elegantes pastelerías y animadas cervecerías. Una vez hayas paseado por sus encantadoras calles, dirígete a la barroca Sala de Mármol en el palacio de Mirabell para disfrutar de un concierto de música clásica de manos de talentoso conjunto de intérpretes que, a lo largo de la temporada festiva, deleitan a sus oyentes con algunas de las mejores piezas de Vivaldi, Mozart y Händel.

People standing in the Swiss mountains
Contempla las sobrecogedoras vistas del Mont Blanc en una excursión desde Ginebra.

5. Contágiate del espíritu alpino en Chamonix

El invierno está hecho para esquiar y el destino alpino por excelencia es Chamonix. Está situado en las laderas del majestuoso Mont Blanc, el pico más alto de los Alpes. Como es de esperar, esquiar aquí es insuperable. Y lo mejor de todo, es muy fácil visitarlo en  una excursión de un día desde Ginebra. Amantes de la nieve, ¡coged vuestros esquíes!

Man standing in Hotel de Glace
Visita el famoso Hotel de Glace de Quebec y tómate algo en su bar de hielo.

6. Disfruta del invierno sobre hielo en Quebec

Fanáticos de los deportes de invierno, estáis a punto de conocer vuestro nuevo destino favorito: Quebec. Tiene un animado centro histórico rodeado de pistas de categoría mundial. Y por si eso no es suficiente, también cuenta con el impresionante Hotel de Glace. Esta singular estructura está construida íntegramente con hielo y sus terrenos están llenos de esculturas de hielo y arcos de nieve. Participa en una fantasía invernal con un tour guiado por este edificio tan singular.

Person pointing to the sky on a mountain
Los amantes de la aventura tiene un sinfín de posibilidades en Whistler.

7. Disfruta de un subidón de adrenalina en Whistler

Whistler es el destino de invierno ideal para quienes buscan vivir emociones fuertes. La puerta a la accidentada provincia de Columbia Británica en Canadá tiene mucho que ofrecer a los adictos a la adrenalina: desde snowboarding y tirolinas, hasta lanzamiento de hachas (sí, sí, hachas). En este destino no te faltarán maravillosas y salvajes actividades de invierno.

Person walking in a valley in the Rocky Mountains
Las Rocosas son una experiencia única.

8. Reconecta con la naturaleza en Denver

Si buscas una escapada de invierno que renueve tus energías, decídete por Denver, Colorado. Esta tranquila ciudad se encuentra a la sombra de las majestuosas Montañas Rocosas. Haz una excursión de un día desde la ciudad para explorar lagos glaciares y paisajes alpinos relajadamente, todos ellos cubiertos de nieve intacta.

People walking down a dock at Lake Tahoe
Visitar el lago Tahoe te va a enriquecer a muchos niveles.

9. Tómate un descanso de oro en el lago Tahoe

Desde que acogió los Juegos Olímpicos de Invierno en 1960, el lago Tahoe se ha convertido en un destino de invierno imprescindible. Sin duda, tiene mucho más que ofrecer que increíbles pistas de esquí: Tómate un descanso de la nieve y participa en una excursión a Virginia City, una población de tradición minera con un pasado ligado a la fiebre de la plata o haz una cata de los exquisitos vinos del condado de El Dorado.

People walking underneath ice
Japón es un destino invernal que, a menudo se pasa por alto, pero merece mucho la pena.

10. Maravíllate ante el invierno de Sapporo

Cada febrero, Sapporo, en Japón, acoge uno de los festivales de invierno más espectaculares del mundo. El Festival de Nieve de Sapporo presenta una increíble variedad de esculturas de hielo y nieve. Viajeros de todo el mundo acuden para contemplar estas obras de arte de hielo. De una maravilla invernal a otra, termina tu visita a con una excursión a las cercanas montañas de Hokkaido.

Comments

comments