Visitar emblemáticos museos y galerías de arte es una forma estupenda de empaparse de la cultura de un lugar y una actividad imprescindible para muchos trotamundos. Pero cuando se está de vacaciones con la familia, es posible que las exposiciones (incluso las más prestigiosas) no sean el plan favorito de los más pequeños. Aunque muchas de las mejores galerías del mundo no han sido diseñadas pensando en un público infantil, hay muchas maneras de hacer que aprovechen al máximo su visita. Aquí tienes 5 consejos para mantener a los niños contentos y entretenidos durante vuestra visita a cualquier museo.

Dales un mapa y déjales participar en la planificación

Dos niñas observan la maqueta de un barco

La mejor manera de hacer que una galería de arte sea divertida para niños es incluirles en la forma en que se decide explorarla. Antes de llegar o justo después de entrar en el museo, siéntate y explícales cada una de las salas y los tipos de obras que encontrarán. Después, pregúntales qué les interesa ver y pídeles ayuda para trazar un recorrido (o, incluso, déjate guiar por ellos completamente).

Para asegurarte de ver todo lo importante, infórmales sobre las salas u obras de arte que hay que ver y deja que ellos decidan el orden. No olvides detenerte de vez en cuando para explicarles las obras más interesantes y contarles lo que van a ver a continuación (deambular por un museo y perderse entre las obras de arte puede parecerte un plan estupendo, pero probablemente no sea muy divertido para ellos).

Compra las entradas por anticipado para no tener que hacer cola

Un niño con camiseta negra hace una foto de un cuadro con su móvil

Esperar en la cola es un rollo, incluso para quienes se consideran personas pacientes, y si vas con los más pequeños es un inconveniente que podría amargaros el día. Comienza tu visita con buen pie y evita el aburrimiento de hacer largas colas de acceso comprando los tickets de entrada por adelantado. Las entradas programadas (que te permiten entrar a una hora determinada) también son una buena opción. De este modo, podrás llegar, entrar directamente y dedicar el máximo de tiempo posible a la parte divertida de vuestras vacaciones.

Convierte cualquier cosa en un juego

Una niña pequeña posa delante de una vitrina con un fósil

Todos los museos y galerías tienen obras principales que, probablemente, sean las que más te interese ver. Estas obras maestras suelen estar marcadas en los mapas gratuitos del museo (también puedes venir con un mapa propio, por si acaso). Coge uno y convierte vuestra visita en una yincana en la que cada obra sería un tesoro que debéis encontrar. Incluso puedes añadir un premio si se encuentran todas (de la tienda de regalos del museo, por ejemplo). Seguro que este juego didáctico motiva a tus pequeños acompañantes de principio a fin.

Haz descansos siempre que sea necesario

Un niño pequeño vestido de amarillo

Cuando un niño está incómodo, la cosa se tuerce (seamos sinceros: esto también nos pasa a los adultos). Así que no olvides hacer muchos descansos. Escoge las estancias en las que quieres detenerte a descansar con tus hijos: aprovecha los cafés y restaurantes, por ejemplo, para beber algo de agua o un refresco. Suelen ser el único lugar en el que puedes tomar un bocado sin meterte en problemas, ya que comer y beber en los pasillos, por lo general, está prohibido. Además, el descanso es un buen momento para planificar y explicar las salas venideras.

Participa en un tour guiado para niños

Un guía le explica a un niño cómo se ha realizado una pintura

A veces, la mejor manera de despertar el interés por el arte (tanto en niños como en adultos) es dejarlo en manos de los expertos. Los guías de los museos son las personas más indicadas para explicar el significado de las obras. Muchos museos, como el museo al aire libre de Roma o el museo Susannah Place de Sídney, ofrecen visitas guiadas diseñadas para deleitar a un público recién llegado al mundo del arte. ¿Lo mejor de las visitas infantiles de museos? Te garantizamos que tú también aprenderás algo nuevo.

Recorre los pasillos del Vaticano ahora mismo con una visita virtual guiada para niños

Si quieres averiguar lo interesante (y reveladora) que puede llegar a ser una visita infantil a un museo, echa un vistazo a nuestra visita virtual al Vaticano y la sesión de preguntas y respuestas con la guía oficial Alessandra (en inglés). Alessandra dirige el popular tour infantil del Vaticano y la Capilla Sixtina (para el que, además, no hay que hacer cola).

Conoce algunas de las obras más famosas del museo, descubre las increíbles historias que se esconden detrás de los dioses romanos e imagina la época romana a través de las explicaciones sobre costumbres antiguas. Deja que este vídeo te sirva de inspiración para futuros viajes.

Esta visita virtual con la maravillosa Alessandra se realizó como parte de nuestra iniciativa Viaja desde casa. Si buscas más inspiración e ideas de qué hacer con tus hijos hasta las próximas vacaciones, echa un vistazo a estas 7 actividades infantiles inspiradas en viajar que los niños pueden hacer en casa o a estos juegos sobre geografía para pasar un divertido rato juntos.

Recibe correos con consejos e inspiración para tus viajes. Suscríbete a nuestro boletín.

Comments

comments