Irlanda tiene mucho más que ofrecer que cerveza Guinness, duendes mitológicos o el día de San Patricio. La isla Esmeralda, como se la llama a menudo, es una tierra mágica con lugares impresionantes por descubrir. Tanto si te gusta pasear por las ciudades como si prefieres pasar tiempo al aire libre, este país tiene algo para todos los gustos. A continuación te presentamos los 15 mejores lugares de la isla. ¡Te van a encantar!

1. Descubre Dublín

Puente y calles de Dublín.

La capital de Irlanda es toda una joya. Una de las mejores formas de descubrir la ciudad es dando un buen paseo como antaño, ya que es una ciudad excelente para descubrirla a pie. Los encantadores pubs y las calles adoquinadas se mezclan con la arquitectura moderna y la energía bulliciosa de sus habitantes. Aprende sobre la cultura irlandesa a cada paso mientras visitas lugares emblemáticos como el Castillo de Dublín o la cárcel de Kilmainham Goal. ¿Que te has cansado de andar? Pues recorre la ciudad en barco y admira el resto de sus monumentos desde el agua.

2. Tómate una cerveza en la Guinness Storehouse

Barriles del Guiness Storehouse.

Uno de los lugares más famosos de Dublín es la Guinness Storehouse, una cervecería histórica que se construyó en el año 1904. Seguramente habrás oído hablar de este edificio puesto que es el lugar donde se fabrica la mundialmente famosa cerveza Guinness. Si todavía eres capaz de tomarte algo más después de un par de pintas de esta deliciosa cerveza negra, dirígete a los acogedores pubs irlandeses de la emblemática zona de Temple Bar. Si, de lo contrario, prefieres tomar el aire fresco, da un paseo junto al río Liffey para que se te baje un poco la cerveza.

3. Diviértete en Belfast

La capital de Irlanda del Norte es otra de las visitas obligadas que debes hacer durante tu estancia. Un dato curioso: (si te gusta el cine y la historia) el Titanic se construyó en esta ciudad. Pero Belfast tiene mucho más que ofrecer que esta trágica historia marítima: visita el mercado de Saint George para disfrutar de su encanto y su deliciosa comida. Disfruta de una velada en el Crown Bar, el más antiguo de la ciudad y famoso por su icónica arquitectura victoriana. Por último, no olvides pasear por el barrio de Cathedral Quarter, los murales políticos del oeste de Belfast o el Commercial Court, un tradicional callejón decorado con paraguas.

4. Pasea por la Calzada del Gigante

Como único lugar de Irlanda del Norte declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la Calzada del Gigante es una visita obligatoria. Está situada en el condado de Antrim y dice la leyenda que son los restos de una calzada construida por un gigante. Aunque esta leyenda ha dado nombre al lugar, sabemos que este fenómeno natural se originó por el rápido enfriamiento de la lava volcánica hace unos 60 millones de años que formó unas 40 000 columnas de basalto con formas geométricas.

5. Explora el mundo de Juego de tronos

Irlanda del Norte es el destino ideal para los fans de Juego de tronos. Numerosos lugares se utilizaron para grabar la serie y es que el paisaje parece sacado de un mundo de fantasía. Asegúrate de visitar la avenida de árboles conocida como los “Dark Hedges” que se utilizó como lugar para grabar el Camino del Rey. O dirígete a Ballintoy, donde se rodaron numerosas escenas emblemáticas. En cualquier caso, desde el castillo de Carrickfergus hasta Carnlough hay impresionantes lugares que merece la pena visitar, tanto si eres fan de la serie como si no.

6. Cruza el puente de cuerda de Carrick-a-Rede

Si te gustan la aventura y las emociones fuertes, el puente de cuerda de Carrick-a-Rede se ha convertido en uno de los destinos más populares de Irlanda. Mide 20 metros de largo, se encuentra a 25 metros sobre el nivel del mar y conecta la costa con la isla de Carrick. ¿Quieres comer algo una vez que estés en la isla? Haz un descanso para probar un delicioso salmón del Atlántico mientras disfrutas de las impresionantes vistas.

7. Conquista los acantilados de Moher

Los acantilados de Moher son una de las atracciones más emblemáticas y populares de Irlanda, ¡y con razón! La vista es una de las más bellas del mundo. La combinación de acantilados blancos y costa escarpada conforman un paisaje inolvidable. Si tienes la suerte de visitarlos en un día de cielo despejado, gozarás de unas vistas impresionantes de la bahía de Galway. Puedes viajar a los acantilados de Moher fácilmente desde Dublín, Galway, Limerick o Cork.

8. Visita Cork

A pesar de ser la segunda ciudad más poblada de Irlanda, Cork es un destino ideal si quieres hacer una escapada tranquila, fuera de ciudades más bulliciosas como Dublín o Belfast. Está situada al suroeste del río Lee y es una ciudad encantadora que tiene mucho que ofrecer a sus visitantes. Pasea por el barrio victoriano para ver la famosa calle MacCurtain. Esta zona es rica en cultura y tradición, por lo que es ideal para amantes del arte. Cork es una ciudad que se puede recorrer fácilmente a pie, asegúrate de dar un paseo por el English Market para degustar algunas delicias locales y artesanales.

9. Refréscate en Cobh

Cobh es una pequeña ciudad costera que forma parte del complejo portuario de Cork. Ya solo por sus pintorescas y acogedoras casas y el encanto de sus calles, merece la pena visitarla (aunque también cuenta con un pasado fascinante). En 1912, la ciudad fue el lugar donde se realizó la última escala del Titanic, cuando el nombre de Cobh era todavía Queenstown. Puesto que está situada en el extremo sur de Irlanda, sus visitantes pueden hacer una parada en la isla de Spike fácilmente, allí se encuentran el fuerte Mitchel y ruinas de una iglesia medieval.

10. Dirígete a las montañas de Wicklow

Los montes Wicklow son perfectos para todas aquellas personas que disfrutan pasando tiempo al aire libre. En ellos encontrarás algunas de las maravillas naturales más increíbles de Irlanda. Ábrete camino por las montañas para descubrir el lago Lough Tay, también llamado lago Guinness, el valle de Glencree y las reservas naturales del condado de Glendalough. Estas montañas han sido escenario de numerosas películas. En ellas se grabaron varias escenas de Braveheart y Posdata: te amo.

11. Haz senderismo por el Parque Nacional de Killarney

El Parque Nacional de Killarney es el primer parque de este tipo que se creó en Irlanda. Está situado en el cautivador condado de Kerry y cuenta con una exuberante vegetación, altísimos árboles y la cordillera montañosa más alta de Irlanda. Si eres amante de la naturaleza, te encantará hacer senderismo y perderte en su impresionante belleza. Encontrarás cascadas, lagos y bosques de robles que se extienden hasta donde alcanza la vista.

12. Viaja por carretera a lo largo del Anillo de Kerry

Si hay una carretera que representa la esencia de Irlanda, esa es la llamada Anillo de Kerry. Este impresionante trayecto te llevará cómodamente a varios lugares emblemáticos del país, cada uno con su encanto propio. El recorrido pasa por playas, islas salvajes, pequeños pueblos costeros y castillos de arquitectura típica irlandesa. Disfrutarás de principio a fin. Además, si eres fan de Charlie Chaplin puedes visitar una estatua del famoso actor en Waterville, un pueblo donde pasó muchos veranos.

13. Visita Skellig Michael

Si te gusta La guerra de las galaxias, te alegrará saber que la Fuerza acompaña a Irlanda. Seguro que reconocerás Skellig Michael, una isla escarpada que fue el hogar de Luke Skywalker en una de las últimas películas de la saga. Llegar hasta esta isla protegida por la UNESCO puede ser algo complicado: hay que tomar un barco y los viajes desde las ciudades de Portmagee, Ballinskelligs y Caherdaniel solo están disponibles durante el verano. Con todo, el viaje merece la pena. Las vistas desde sus acantilados de 180 metros de altura sobre el nivel del mar son inolvidables.

14. Sigue el ritmo de Galway

A Galway se la conoce como el “corazón cultural de Irlanda” y es un apodo más que acertado. Esta ciudad está situada en la costa oeste del país y se distingue por sus museos, las galerías de arte de su barrio latino y sus emblemáticas murallas medievales. ¿Vas en busca de una experiencia irlandesa auténtica? Dirígete al parque Eyre Square que siempre está lleno de gente y encuentra un rincón desde el que disfrutar de la música folclórica tradicional que tocan en directo los artistas callejeros.

15. Zarpa hacia las islas Aran

Al este de la bahía de Galway encontrarás las islas Aran. Este archipiélago de tres islas destaca por sus impresionantes paisajes y sus acogedoras casas rurales. Las islas, que cada año se hacen más populares entre quienes viajan a Irlanda, son conocidas por su peculiar cultura, nacida de una población de solo 800 habitantes. Aunque se pueden recorrer a pie, alquilar una bicicleta también es una forma excelente de contemplar el encantador paisaje. Para llegar hasta las islas, se puede tomar un ferri desde Galway o Clare. O, si quieres aprovechar tu tiempo al máximo, también puedes hacer el trayecto en avión, ¡llegarás en solo 8 minutos!

Recibe correos con consejos e inspiración para tus viajes. Suscríbete a nuestro boletín.

Comments

comments