Un nuevo año trae consigo nuevos propósitos, planes emocionantes y, con algo de suerte, muchas oportunidades de viajar. Puede que todavía no te aventures a tierras lejanas, pero eso no significa que no puedas explorar tu ciudad y tu país. Lo que es más, puede que viajar cerca de casa te ayude a hacer realidad algunos de tus propósitos de Año Nuevo. Aquí tienes algunos relacionados con los viajes para que te vayas inspirando:

1. Conecta con la naturaleza

Chica en kayak a través de los manglares de losEverglades en Florida

Pasar tiempo en la naturaleza, ya sea en un parque cercano, paseando a lo largo de algún sendero regional o embarcándote en alguna travesía más larga, es bueno para tu salud. Salir al aire libre y llevar una vida activa no solo mejora tu condición física, sino que también mejora tu salud mental y, literalmente, amplía tus horizontes.

Nuestras recomendaciones: los EE. UU. tienen algunas de las experiencias naturales más espectaculares del mundo. Acampa en el valle de Yosemite, haz senderismo hasta las cascadas del Wallace Falls State Park de Seattle o diviértete sobre un cuadriciclo en el parque nacional del cañón Bryce. También puedes dirigirte a Arizona. Allí encontrarás el cañón del Antílope que, con sus increíbles colores, es un destino ideal para cualquier amante de la naturaleza.

Pero quedarse en Europa también ofrece maravillosos paisajes: disfruta de un día haciendo senderismo por los Pirineos españoles o explora los pintorescos pueblos de Cinque Terre a lo largo de la costa noroeste de Italia. ¿O te gustaría presumir de haber escalado un volcán activo? En tal caso, sube hasta lo alto del monte Etna en Sicilia. Si prefieres una experiencia más relajada y pintoresca, dirígete al Distrito de los Lagos en Inglaterra, un lugar que, con su verde campiña, ha inspirado a escritores y poetas a lo largo de los siglos.

2. Prueba la cocina local

Columnas de quesos tradicionales en el mercado de Alkmaar

¿Que cómo puedes trasladarte al extranjero sin salir de casa? Pues probando la cocina de otro país, por supuesto. Y si tienes la suerte de viajar a un lugar nuevo, no hay mejor manera de descubrir tu destino que a través del paladar. Participa en un tour culinario a pie, una clase de cocina o simplemente pasea por algún mercado con un guía local.

Nuestras recomendaciones: visita un epicentro de delicatessen, París. Disfruta de algunas de sus delicias locales en un tour a pie o aprende a hacer exquisitos macarrones franceses para la próxima vez que se te antoje comer algo dulce. Si te encuentras en el sur de Francia, participa en a un tour para buscar trufas y aprende todo lo que hay que saber sobre este valioso y delicioso ingrediente. Por otro lado, la cocina italiana es de las más populares del mundo (y con razón) gracias a su gran variedad de sabores. Aprende los secretos para hacer una buena pasta casera durante una clase virtual desde la capital, Roma, o en persona, en las colinas de la Toscana. ¿Prefieres la pizza a la pasta? No pasa nada, ¿qué mejor lugar para aprender el arte de hacer una auténtica pizza italiana que en su lugar de nacimiento, Nápoles? Y si prefieres quedarte cerca de casa, nada como salir de tapas después de haber recorrido los principales monumentos de Barcelona o tomarse una caña después de haber visitado museos tan impresionantes como el Prado en Madrid.

Si te gusta el queso, los Países Bajos son el destino perfecto para ti. Prueba algunas de sus muchas variedades en Ámsterdam o visita el tradicional mercado del queso en Alkmaar, todo un paraíso culinario. Al otro lado del mar del Norte, en Londres, te espera un tour secreto de comida británica que deleitará tus papilas gustativas con más quesos deliciosos, el tradicional fish and chips y, por supuesto, una buena pinta de cerveza. Y hablando de cervezas, las variedades artesanales de Portland, en Oregón, son legendarias. Invitan a descubrir la ciudad de cañas. Otro buen descubrimiento es la escena gastronómica de Brooklyn, no te pierdas sus locales tradicionales ni su competencia más contemporánea.

3. Aprende algo nuevo

Dos jóvenes bailan y desfilan con vestidos tradicionales en naranja y lila

Independientemente de si te interesa el arte, las artesanías, el baile o la cocina, aprender algo nuevo en cualquier ámbito te permite expresar tu creatividad y conectar con personas afines a ti. Otra ventaja más es que puede ser una gran manera de conectar con culturas de todo el mundo. ¿Por qué no probar algo nuevo y conocer otras tradiciones culturales de una forma creativa el año que viene?

Nuestras recomendaciones: Venecia es famosa por su carnaval de invierno que se celebra a finales de enero, donde los habitantes locales se engalanan con trajes y máscaras mágicas. Anímate a pintar tu propia máscara o haz una y llévatela como recuerdo. Esta ciudad de canales también alberga a los legendarios sopladores de vidrio. Aprende su oficio y haz tus propias cuentas de cristal veneciano.

Si prefieres la pintura, inspírate en Picasso durante una clase de dibujo en Antibes, localidad de la Riviera Francesa. Pero tampoco hace falta salir del país, ¿alguna vez te has planteado aprender a bailar flamenco? ¿Ninguna de estas cosas es lo tuyo? Prueba algo menos convencional como aprender a mezclar aceites esenciales en la Provenza para crear tu propio perfume, descubrir los secretos del mejor helado en Florencia o crear una botella de vino personalizada con la ayuda de un experto en París.

4. Mueve ese cuerpo serrano

Mujer feliz de vacaciones y haciendo esnórquel en Hawái

Sí, ponerse en forma es el propósito de año nuevo por excelencia. Pero este clásico no tiene por qué ser un tostón. ¿Qué te parecería ponerte en forma mientras exploras otra parte del mundo? ¿O probar algún deporte que no hayas intentado hasta ahora y disparar tus niveles de adrenalina mientras, además, disfrutas de paisajes espectaculares?

Nuestras recomendaciones: empieza despacio, con una actividad ligerita como alquilar una tabla de surf de remo para recorrerte la costa de Miami o (más cerca de casa) salta en parapente tándem sobre el mar Mediterráneo en Alicante. ¿Buscas algo menos extremo pero que te acelere el pulso? Aprende a surfear en el pintoresco Devon o practica kayak y esnórquel en la idílica isla de Maui.

Alcanza nuevas alturas mientras aprendes lo básico sobre escalada en Mallorca o las Islas Canarias. También puedes combinar tirolinas con saltar desde cascadas y atravesar cañones en el río Colorado, Moab (Utah) o en la Toscana. Será un subidón de adrenalina garantizado.

5. Disfruta entre animales

Madre e hijo haciendo esnórquel y rodeados de peces tropicales

Pasar tiempo con animales no solo puede mejorar tu salud física, sino que también puede disminuir tus niveles de estrés y ansiedad. En definitiva, tiene beneficios para el cuerpo y el alma, así que te animamos a que incluyas experiencias éticas con animales en tu lista de propósitos de Año Nuevo.

Nuestras recomendaciones: i quieres explorar el fondo del océano, bucear entre mantarrayas en Hawái es una experiencia única en la vida. O quédate sobre la superficie para avistar ballenas en un crucero por la bahía de Monterrey en California. Sin duda, otra experiencia más que emocionante es una visita a los Everglades de Florida, donde puedes ver caimanes, delfines y numerosas aves.

¿Has despertado tu lado salvaje? No te pierdas los caballos salvajes y las bandadas de flamencos durante un safari privado por la Camarga en la Provenza francesa. O acércate en bici a los ciervos del Royal Deer Park de Londres. Si te quedas en España, monta a caballo por los bosques de los alrededores de Córdoba.

Puedes vivir todas estas experiencias a lo largo del 2021 o guardarlas en tu lista de favoritos para más adelante. En cualquier caso, esperamos que viajes de forma segura y las disfrutes al máximo.

Recibe correos con consejos e inspiración para tus viajes. Suscríbete a nuestro boletín.

Comments

comments