A medida que se acercan las altas temperaturas, comenzamos a escuchar la llamada del mar. Ya sea por la brisa o por el sonido de las olas, un día en la playa relaja a cualquiera. Así que, busca tu bañador, prepara los bocadillos y sal a descubrir algunas de las mejores playas de Europa.

Paraíso digno de los dioses

La preciosa playa de Elafonisi con su arena rosa en la isla griega de Creta.

La isla de Elafonisi, en Creta, tiene una de nuestras 10 playas más relajantes y en ella encontrarás todo lo necesario para desconectar: arena de color rosa coralino y aguas cristalinas. Visitar esta playa es todo un placer. Escápate al paraíso por un día, allí podrás tomar el sol entre otros bañistas o vadear el agua hasta llegar a calas más tranquilas. La isla está a solo 200 metros de distancia de tierra firme y es una reserva natural protegida que alberga 110 especies de plantas.

Una aventura en la costa sur de Inglaterra

Playa Pedn Vounder y Logan Rock vistas desde el teatro al aire libre Minack de Cornualles, en Inglaterra, Reino Unido.

Anímate a visitar Cornualles y descubrirás el oasis que es la playa de Porthcurno: un impresionante paraíso del National Trust, con fina y suave arena blanca, enclavado entre altos acantilados, al que se asoma el famoso teatro al aire libre Minack. ¿A que las vistas son espectaculares? Además, tiene un arroyo para que los niños puedan chapotear, así que es una playa familiar estupenda en el Reino Unido.

Nada como Normandía

La costa de Normandía está llena de playas preciosas y acantilados espectaculares.

Las playas del norte de Francia son mundialmente famosas (y no solo por los acontecimientos históricos de los desembarcos durante la II Guerra Mundial). El litoral de Normandía, que se extiende a lo largo de casi 640 kilómetros, está repleto de costas impresionantes y acantilados espectaculares. Aunque nada es tan impresionante como el Monte Saint-Michel. Esta emblemática isla piramidal, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se eleva sobre la arena y el agua como si fuera un castillo de cuento de hadas. Pura magia.

Una cueva del tesoro

Playa de Benagil, en el Algarve, Portugal.

Visita la Praia de Benagil, en Portugal, si quieres pasar un día en una de las playas más cautivadoras del mundo. A lo lejos, en una de sus puntas, encontrarás una cueva de las maravillas. Olvídate de alfombras mágicas, solo necesitas un barco para llegar al Algar de Benagil. También conocida como la Catedral de Benagil, sus paredes en espiral harán que alces la mirada hasta su impresionante tragaluz.

Historia y naturaleza en Lindisfarne

La fachada norte del castillo de Bamburgh, que data del siglo VI o VII.

Northumberland cuenta con algunas de las playas más hermosas del Reino Unido. Sus largas y arenosas orillas flanqueadas por dunas que parecen susurrar con el viento, ofrecen la oportunidad de dar largos paseos junto a la orilla. La playa de Bamburgh, por ejemplo, es una de las que no te puedes perder. Desde allí podrás contemplar la isla Holy (a la que solo se puede acceder cuando la marea está baja) y el castillo de Bamburgh, que se alza en el horizonte. Un telón de fondo ideal para surfistas, familias, perros y jinetes por igual.

Una escapada de ensueño

Pueblo costero de Positano en Italia.

Si viajas a Positano (Italia), encontrarás una costa realmente impresionante. Este pueblo situado junto a los acantilados ofrece unas majestuosas vistas sobre el agua turquesa y una colorida y alegre arquitectura con calles serpenteantes. En pleno verano, Positano se vuelve muy popular, pero aun así las playas no se llenan demasiado. Visita la Spiaggia del Fornillo, un gran tramo de costa con increíbles acantilados de fondo.

Lagos idílicos

Wannsee, a tan solo 40 minutos de Berlín, es un lugar para refrescarse.

Cuando piensas en arena blanca y aguas cristalinas, Alemania no es lo primero que te suele venir a la mente. Pero ahí es donde la mayoría se equivoca. Aunque, a menudo, no tiene salida al mar, la costa norte de Alemania es tan atractiva como el Mediterráneo. Y luego está el Wannsee. A solo 40 minutos de Berlín, el lago de Wannsee es el lugar perfecto para darse un baño. Jugar al voleiplaya o alquilar una barca son solo algunas de las actividades que tendrás a tu disposición. Desde allí también se puede hacer un recorrido por la idílica cadena de lagos Havel.

Un rayo de sol

Playa de Burriana en Nerja, un pueblo de la Costa del Sol.

Si lo que buscas es sol español, te recomendamos la Playa de Burriana en Nerja. Situada en la Costa del Sol, esta playa es la principal de la región. Se ajusta a todos los públicos, ya que no solo tiene arena suave en la que tumbarte, también es ideal para hacer deporte o actividades acuáticas. O, si quieres visitar calas a las que nadie más puede acceder, monta en un kayak y date un tranquilo paseo por el mar.

Diversión refrescante

Scheveningen, en los Países Bajos, es un lugar perfecto para surfear y hacer kite surf.

Los Países Bajos cuentan con una gran cantidad de playas de arena dorada a lo largo de su región costera. Una de las mejores es la de Scheveningen, en La Haya. En ella, la bandera azul internacional ondea desde hace años. Pasea por los 400 metros de muelle o descansa sobre la suave arena. El agua también es ideal para surfear, así que ¿por qué no subirse a una tabla?

Una costa salvaje

Luskentyre tiene playa y montaña en las Tierras Altas escocesas.

En el norte del Reino Unido, rodeada de agua, está la mágica isla de Harris. Este escondite en las Tierras Altas escocesas alberga una de las mejores playas de Europa, la de Luskentyre. Con su arena blanca y sus aguas turquesas, en un día soleado, cualquiera podría pensar que estás en las Maldivas. Si buscas evadirte de la realidad mientras contemplas serenamente el horizonte, no dudes en visitar este lugar lleno de paz y tranquilidad.

Recibe correos con consejos e inspiración para tus viajes. Suscríbete a nuestro boletín.

Comments

comments