Añadir fechas

Torre Branca

Torre Branca: nuestros tours y actividades más recomendados

Ticket a la Torre Branca

1. Ticket a la Torre Branca

En los años 30, Milán construyó su tótem en un claro del parque Sempione. La diseñó Gio Ponti y se la considera una verdadera obra de arte en la que se combinan la arquitectura moderna con las nuevas tecnologías. Es delgada y transparente, un verdadero desafío arquitectónico y se construyó en un tiempo récord de solo dos meses y medio. La bella carcasa y la cara acristalada que mira al parque permiten una perspectiva de la torre por dentro. Está hecha de un acero especial atornillado y tiene 108,60 metros de altura. En la actualidad, un moderno ascensor permite llevar a la cima a siete personas en menos de un minuto.

Milán: Tour Parco Sempione con aperitivo en la Torre Branca

2. Milán: Tour Parco Sempione con aperitivo en la Torre Branca

Visite la Torre Branca, una estructura de hierro que ofrece en ascensor un ascenso a una terraza con vista a la ciudad. Observa desde la terraza el Castello Sforzesco, y un poco más alejado los monumentos del centro histórico, los nuevos barrios y modernas catedrales de cristal, y las montañas. En una de las torres más emblemáticas de Milán, aprovecha para admirar la ciudad desde otro punto de vista. Desde un sitio excepcional, reconoceremos los monumentos y edificios más importantes de Milán, con la ayuda de nuestro guía. Disfrute de un aperitivo en la zona alta y privada de la terraza de la torre Branca, y déjese empapar por la arquitectura y la naturaleza del paisaje.

  • Tickets de entrada
  • Tours guiados
2 actividades encontradas
Ordenar por:

Más actividades y cosas que hacer en Torre Branca

¿Quieres descubrir todas las actividades disponibles en Torre Branca? Pincha aquí para ver la lista completa.

Torre Branca: opiniones de otros viajeros

Valoración general

4.1 / 5

basada en 307 opiniones

¡Buena experiencia! Era domingo por la mañana, no había cola en la inauguración, subimos inmediatamente. El gerente es una persona muy cortés, disponible, cuenta cosas realmente interesantes. Nos facilitó un hermoso día soleado que nos permitió disfrutar plenamente de la belleza de la vista de 360 grados. Desafortunadamente, por razones obvias, la parada en la cima está limitada a 6 minutos, ¡así que volveremos!

La vista de 360 grados de Milán desde la torre Branca es espléndida. Un señor nos da explicaciones sobre la construcción de la torre y una vez llegados a lo alto de la torre nos muestra los principales edificios y monumentos. Lástima que no podamos quedarnos más tiempo en la cima.

Llevar los boleros ya comprados ayudo a que nos dieran el seta rvicio con un tiempo de espera no más de treinta minutos

Subir a la torre, por supuesto, es necesario. el panorama es hermoso. Lástima que las ventanas son de cristal.

Es un lugar perfecto para ver toda Milán además son muy amables las personas que trabajan allí